Ecuador. martes 26 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Chavismo instala su Asamblea Constituyente en Venezuela

Los delegados de la Asamblea Constituyente de Venezuela posan para una foto oficial después de prestar juramento en Caracas, el viernes 4 de agosto de 2017. (AP Foto/Ariana Cubillos)

CARACAS (AP) — El gobierno de Venezuela inauguró un nuevo capítulo del enfrentamiento con la oposición al instaurar el viernes una Asamblea Constituyente integrada por sus partidarios desafiando un creciente rechazo internacional, incluido El Vaticano, que teme la deriva autoritaria del país.


Publicidad

Los 545 delegados de la Constituyente, que reescribirá la carta magna, asumieron sus bancas en una sala del palacio legislativo a pocos metros de la cámara donde se reúne la Asamblea Nacional, dominada por los rivales políticos del gobierno, que exhortaron a sus seguidores a marchar.

“Mañana empezaremos a actuar desde esta Asamblea Nacional Constituyente… No se sorprendan porque llegó el poder constituyente originario a Venezuela”, dijo al ser investida presidenta la excanciller Delcy Rodríguez, que acusó a los manifestantes opositores de “violentos” y “fascistas”.

Cientos de simpatizantes del gobierno acompañaron a los miembros de la Constituyente a su toma de posesión con banderas venezolanas y retratos del expresidente Hugo Chávez, que prometieron devolver al edificio neoclásico, al grito de “¡Volvió!”.

La imagen fue retirada del palacio en 2015, cuando quedó en manos de la oposición.

La primera dama Cilia Flores y el vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela, Diosdado Cabello, encabezaron la movilización oficialista.

Cabello hizo los nombramientos de la junta directiva de la Constituyente y aseguró que una de las primeras tareas del organismo será confrontar al Congreso opositor y a la fiscal general Luisa Ortega Díaz, que antes simpatizaba con el gobierno pero rompió recientemente con Maduro.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó este viernes medidas cautelares para proteger a la fiscal.

El presidente Nicolás Maduro, que ha dicho que usará la Constituyente para sancionar a la oposición, no asistió a la toma la sesión inaugural, aunque lo tenía inicialmente previsto.

La instalación de la Constituyente intensificará la tensión política que ha generado casi cuatro meses de protestas contra el gobierno que han dejado al menos 121 muertos, casi 2.000 heridos y más de 500 detenidos.

Maduro adelantó que la Constituyente despojará a los parlamentarios de su inmunidad mientras que los legisladores advirtieron que sólo abandonarán el recinto por la fuerza.

“Para acabar con el Parlamento tendrán que matarnos”, declaró el vicepresidente primero de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara.

Cada vez más países anunciaron que no reconocerán la Constituyente. La última crítica vino este viernes del Vaticano, que sostuvo que ésta “más que favorecer la reconciliación y la paz, fomenta un clima de tensión y enfrentamiento e hipoteca el futuro”. En tanto, el presidente francés Emmanuel Macron exhortó a renovar los esfuerzos para una mediación que evite un mayor derramamiento de sangre.

“A la comunidad internacional queremos decirle que no se equivoquen con Venezuela. El mensaje está muy claro: los venezolanos resolveremos nuestra crisis entre venezolanos”, agregó Rodríguez durante su discurso de inauguración.

La oposición boicoteó la elección de la Constituyente del domingo alegando que las reglas beneficiaban al gobierno y casi todos los candidatos eran partidarios de Maduro. Este viernes se reunió en varios puntos del país para mostrar su rechazo a la investidura, pero no logró más que organizar una de las marchas más tímidas de los últimos meses.

“Están instalando una institución fraudulenta. No hay manera que ellos puedan desconocer el pronunciamiento de la comunidad internacional”, dijo desde una de esas marchas el diputado Guevara.

Decenas de agentes de la Guardia Nacional en motocicletas y con equipos antimotines dispararon balas de goma y lanzaron granadas de gases lacrimógenos a manifestantes en el este de Caracas para dispersarlos.

La elección es objeto de dudas crecientes desde que el gerente general de una empresa internacional de tecnología informática electoral dijo que se habían alterado las cifras de participación.

Maduro y el Consejo Nacional Electoral han rechazado esa acusación pero son cada vez más los gobiernos extranjeros que se niegan a reconocer a la Constituyente y muchos venezolanos temen que conduzca a un Estado unipartidista.

“Ha habido una erosión gradual de las prácticas democráticas y se ha cruzado un umbral importante”, dijo Michael Shifter, presidente del instituto de estudios Diálogo Interamericano con sede en Washington. “Calificar a Venezuela de democracia con esta nueva Asamblea Constituyente es situarse en terreno muy endeble”.

El Departamento de Estado en Washington dijo el jueves que la Asamblea es ilegítima y tiene la finalidad de consolidar “la dictadura de Maduro”.

“Estados Unidos no reconocerá a la Asamblea Constituyente Nacional”, dijo la vocera Heather Nauert.

En vísperas de la instalación de la Constituyente se produjeron ataques con bombas molotov a la embajada española en Caracas. La Procuraduría dijo que dos sujetos en motocicleta arrojaron las bombas, que iniciaron un incendio que no causó víctimas.

También este viernes, el exalcalde de Caracas, Antonio Ledezma, fue regresado a su domicilio después de su encarcelamiento sorpresivo hace unos días tras haber recibido un arresto domiciliario.

La Fiscalía había pedido suspender la instalación de la asamblea Constituyente, pero un tribunal de Caracas decretó la “nulidad absoluta” de la solicitud.

———

Por JORGE RUEDA y ALBA TOBELLA, Associated Press. Tobella reportó desde Bogotá.