Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

30S: Correa dice que cierta prensa hizo correr sangre inocente

El presidente Correa habló del 30S en la ceremonia de cambio de Comandante de la Marina, acto ocurrido en Guayaquil el 20 de enero de 2015.

El presidente de la República, Rafael Correa, volvió a responsabilizar a la prensa por la supuesta campaña de desinformación sobre el contenido de la Ley Orgánica de Servicio Público, que fue la causa principal para la revuelta policial del 30 de septiembre del 2010, publica hoy diario El Universo.


Publicidad

“¿Quiénes fueron los que hicieron esa campaña de desinformación? ¿dónde están? son las preguntas que deberían responderse”, dijo el mandatario durante la ceremonia de relevo del Comandante General de la Marina. Y agregó que “cierta prensa hace mutis por el foro, saben que sus micrófonos y tinteros hicieron correr sangre inocente”.

Este tema se reactivó luego de que el exjefe del Comando Conjunto de las FF.AA. Ernesto González, publicara su libro Testimonio de un Comandante, en el que afirma:”debo reconocer también que hubo una campaña de desinformación de manera general de personas que buscaban otros intereses” sobre el contenido de la Ley.

Carlos Baca Mancheno, presidente de la Comisión Ocasional que investigó los hechos ocurridos el 30-S replicó este lunes en Radio Pública la tesis presidencial y afirmó que existe una corresponsabilidad entre varios actores políticos y los medios de comunicación de lo que ocurrió ese día.

Incluso habló de un bombardeo mediático permanente. “Un poco antes del 30-S toda la opinión pública en lugar de analizar a profundidad lo que estaba discutiendo en la Asamblea sobre la Ley de Servicio Público, en lugar de eso se pretendió general malestar entre los militares y policías”.

Además, sugirió que se debe llamar como testigo de los hechos de ese día, al general Ernesto González porque, según él, el militar corrobora que Correa estuvo secuestrado y se intentó atentar contra su vida con un golpe de Estado blando.

González, en una entrevista con Ecuavisa, ratificó este martes lo dicho en su libro y se mantuvo en que la vida del presidente estaba en peligro y que no podía salir del Hospital de la Policía Nacional, pero preguntó: “¿yo no sé si una persona que estaba secuestrada podía llamar por teléfono, dar ruedas de prensa, dar disposiciones? Por eso mi libro está basado en hechos”.

También cuestionó que el Gobierno le “sobrecargue” de funciones a las Fuerzas Armadas. “En el libro detalló las misiones subsidiarias y actividades complementarias que están cumpliendo las FF.AA. como el control del uso indebido y desvío de combustibles; operativos conjuntos para el control aduanero; acceso a zona intangible de los Tagaeri y Taromenane; apoyo a la misión Eugenio Espejo, entre otras más de 20 actividades en las que está participando”.

Por ello refirió que con la enmienda constitucional que busca aprobar el oficialismo, se la quiere involucrar en el apoyo a la seguridad integral. “Pedimos racionalización a esas tareas, apoyar a la Policía pero en asuntos puntuales de seguridad interna del Estado y dar seguridad en la zona de frontera, en el límite marítimo, en zonas sensibles y estratégicas, pero de ahí pasar a dar seguridad ciudadana en cachinerías, invasiones o que las FF.AA. realicen actividades antidelincuenciales, hay mucha diferencia”.

Correa, en su discurso en la ceremonia de relevo de la Marina, reiteró este martes que las Fuerzas Armadas deben involucrarse en la “lucha contra el crimen organizado, en el control de la tenencia ilegal de armas, para ser parte de los esfuerzos del Estado como exclusivo y legítimo. En una democracia plena y madura, el poder militar está subordinado a un poder político”.

Para el mandatario, las Fuerzas Armadas, “deben ser parte de la seguridad integral de los ciudadanos”.

———————

tomado de diario El Universo