Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Correa les dice a Dahik, González y Pozo que no es cierto que estemos en crisis

Quito (Pichincha), 28 oct 2015.- El Presidente de la República, Rafael Correa, participó junto a Alberto Dahik, Mauricio Pozo y Ramiro González, en un debate económico en Quito. Foto: Mauricio Muñoz / Presidencia de la República

El presidente de la República, Rafael Correa, ha negado que pueda decirse que el país atraviesa una crisis, en el conversatorio transmitido por los canales oficiales en el que participaron el exvicepresidente de la República, Alberto Dahik , el exministro de Finanzas del gobierno de Lucio Gutiérrez, Mauricio Pozo, y el exministro de Industrias de este régimen, Ramiro González. En el programa intervinieron también los ministros Patricio Rivera y Fausto Herrera.


Publicidad

Moderó el presentador de televisión Rodolfo Muñoz, quien planteó tres temas: (1) situación económica en el mundo, (2) modelos económicos vigentes y (3) medidas del gobierno para enfrentar la crisis.

El ex vicepresidente Alberto Dahik comenzó aclarando que si bien aceptaron las reglas del encuentro no se trataba de un debate argumentando que no había igualdad de tiempo, y que por tanto se trataba de un conversatorio.

En su introducción ha manifestado que la crisis ecuatoriana se debe al gasto público y no a los precios del petróleo. “La gran mayoría de países latinoamericanos van a crecer” aclaró Dahik, tampoco hay crisis en los países exportadores de petróleo.

El presidente Correa inició celebrando la fe de Alberto Dahik en el Fondo Monetario Internacional y restó crédito a la medición del crecimiento económica que ha señalado del Ecuador en 0.4%.

A criterio del presidente “es insostenible” decir que la causa de la crisis es el modelo económico y no la baja de precios del petróleo. Correa negó que se pueda hablar de crisis o recesión. Ademas, ponderó las obras de su gobierno.

Ramiro González, por su parte, dijo que el Ecuador es el único país dolarizado que no crecerá. A criterio del ex ministro González no se ha logrado mejorar los niveles de productividad y eso produce crisis. Otra razón que la provoca, a su criterio, es el proceso de endeudamiento.

Correa fustigó a González por celebrar el diálogo, ya que le dijo “tú fuiste del gobierno” y le recordó que es testigo que ha existido diálogo. De todos modos le dijo que respeta sus aspiraciones políticas. Negó que la crisis sea, como dice González, por falta de productividad.

Ramiro González y Rafael Correa tuvieron un cruce de ideas en virtud del retiro del 40% del fondo de pensiones del IEES, ya que González acusa al gobierno de destruir el sistema de seguridad social al largo plazo.

Mauricio Pozo dice que “el Ecuador está atravesando un momento complicado y difícil” y no quiere que se convierta en Venezuela. Dice que los datos que se ofrece no son correctos para entender la realidad económica. Señaló que, a riesgo de equivocarse, piensa que se terminará con el Fondo Monetario Internacional. También dijo que cuando fue ministro de Economía fue el periodo de mayor crecimiento de la economía ecuatoriana.

Correa y Dahik. Foto: Mauricio Muñoz / Presidencia de la República

Correa y Dahik. Foto: Mauricio Muñoz / Presidencia de la República

Segunda Ronda

Patricio Rivera responde a Mauricio Pozo sobre sus criticas al excesivo gasto social, diciendo que es una irresponsabilidad tener el dinero parado al 3% en lugar de invertirlo en obra social.

Correa le recordó a Mauricio Pozo que él suscribió la carta de intención con los organismos internacionales en beneficio, dijo, no del país sino de los acreedores.

Dahik, en su turno, dijo que “con las teorías del presidente Correa empresas de seguros no deberían existir”. Dijo que un impuesto de 5% a la salida de divisas es en realidad un impuesto a la entrada de capitales. Señaló que el exceso de inversión no es siempre buena y dio ejemplos de empresas que han estado a riesgo de quebrar por exceso de inversión.

El presidente Correa le aseguró a Dahik que no quitará los subsidios y que, en todo caso, si lo hace será contra los ricos. Defendió transformar el ahorro en inversión, que ha sido su política y que, dijo, lo aprendió en sus clases de macroeconomía. Piensa que el respaldo de la economía ecuatoriana es el sistema bancario que a su vez está respaldado en liquidez.

Dahik le respondió al presidente que “en macroeconomía no le pudieron haber enseñado a tomar riesgos suicidas”, la banca está solvente no por el gobierno sino por la prudencia de la banca, su política crediticia que ha tenido impacto en la producción.

Correa replicó inmediatamente tanto a Pozo como Dahik que si se hubiera ahorrado los 11 mil millones de dólares que ellos ponderan, no habría hidroeléctricas.

Ramiro Gonzáles tomó la palabra para ratificarse en su postura de que el Ecuador vive en crisis, prueba de ellos es que hay desempleo y no hay inversión extranjera alta. Luego de un cruce de palabras Correa le respondió “te va a ir bien en el 2017”, en forma irónica.

Foto: El Comercio.

Foto: El Comercio.

Tercera Ronda: Acciones del gobierno para proteger la economía 

“Lo peor que se puede hacer en política económica es tapar el sol con un dedo”, ha comenzado diciendo Mauricio Pozo. Para él, la realidad es que hay déficit fiscal, baja inversión extranjera, desempleo, falta de financiamiento adecuado porque es caro y caída de depósitos, entre otros errores. “Es inadmisible que en un país sin moneda se impongan restricciones al flujo de capitales”, ha dicho en referencia al impuesto a la salida de capitales.

“Nadie esta negando los problemas”, respondió el presidente, pero cree que el país de hoy es mucho mejor y ofrece más bienestar que el que él recibió.

“Presidente creo que los powerpoint que le han presentado le están haciendo perder la noción de las cosas”, dijo Ramiro González. Pide implementar urgentemente la política industrial que él propuso y pide un sólo discurso en la política económica del gobierno. González le pide a Correa retirar las enmiendas constitucionales para darle tranquilidad a la nación. 

Correa, en su turno, calificó de “sancocho” mezclar el tema de las enmiendas con la situación económica. En todo caso, se ratificó en la necesidad de una ley de herencias. Correa ha dicho que “la inversión extranjera es deseable pero no la última coca-cola del desierto”.

“Con el discurso del presidente y el de Patricio (Rivera) no viene nadie a invertir en el Ecuador”, ha dicho Dahik. El exvicepresidente piensa que en el Ecuador la recesión se ha vuelto inevitable. Piensa que la solución es atracción a la inversión, venta de activos y otras medidas que anuncia seguirá dando en los meses siguientes.

Correa concluyó el debate ponderando el dinero electrónico y dijo que “es muy difícil gobernar el país” con la irresponsabilidad que tienen muchos sectores. Respecto de la proforma presupuestaria para el próximo año Correa dijo que la gente del gobierno es sensata y no quiere quedar bien con todo el mundo, en referencia a los economistas críticos. En todo caso, dijo que el presupuesto del gobierno será alrededor de 25 mil millones y está calculado sobre un precio del petróleo de 35 dólares por barril.

(I)