Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Correa insiste en comparar su retorno con el de Alfaro antes de la “Hoguera Bárbara”

Foto publicada en Twitter por LaHistoria (@lahistoriaec).

El expresidente ecuatoriano Rafael Correa, que retornó esta madrugada tras varios meses de residencia en Bélgica, advirtió de una “contrarrevolución” en su país, operada desde las entrañas mismas del movimiento oficialista Alianza País (AP). Hay una “contrarrevolución desde nuestras propias entrañas”, afirmó Correa en rueda de prensa en una sede de AP en Guayaquil, formación cuyo liderazgo se disputa con su sucesor en la Presidencia, el actual mandatario Lenín Moreno.


Publicidad

Moreno es actualmente Presidente Nacional de PAIS, elegido desde los primeros meses de 2017, y ratificado por el partido después que una facción correísta intentó destituirlo. Ambos han protagonizado un duro enfrentamiento verbal que comenzó poco después de que Correa, el pasado 24 de mayo, entregara la Presidencia del país a Moreno, quien se desempeñó como su vicepresidente en el primer periodo de gestión (2007-2017).

Moreno retiró las funciones al Vicepresidente Jorge Glas, preso por corrupción y procesado por recibir sobornos de la compañía Odebrecht, y ha acusado a Correa de las dificultades económicas, extremo que el exgobernante niega y que considera una actitud de deslealtad con la Revolución Ciudadana, el nombre de la estrategia de Gobierno de AP.

Correa no ocultó la fragilidad política y partidista que ha provocado la disputa con Moreno, pero dijo a sus simpatizantes que de esta crisis se pueden “sacar oportunidades”. “Vamos a volver a nuestras raíces” de izquierda y “a las calles” para recomponer el movimiento, agregó Correa al calificar la gestión de seis meses en el poder que lleva Moreno como un retroceso que se ha expresado en la “inmovilización de la economía”.

También criticó que el ala fiel a Moreno de Alianza País quiera apoderarse de la conducción del movimiento, un hecho que, según dijo, no lo permitirá.

Comparó su situación con la del expresidente Eloy Alfaro, quien fue asesinado en Quito por una turba cuando retornó al país desde su autoexilio en Panamá, después de haber gobernado ya dos períodos, para intentar retomar el poder defenestrando al Presidente Carlos Freile Zaldumbide, su exvicepresidente y además de su propio partido.

Según Correa, en esa época también hubo “complicidad de la prensa” para justificar el magnicidio, aunque recalcó que ahora ese intento de traición será “derrotado por todo el pueblo”.

Flanqueado en la rueda de prensa por las legisladoras Marcela Aguiñaga, Gabriela Rivadeneira y el excanciller Ricardo Patiño, Correa aseguró en la rueda de prensa que regresó al país para participar en una Convención Nacional de Alianza País, convocada por la facción correísta, pese a que sus principales convocantes han sido suspendidos por el Comité de Disciplina del miso partido.

Reprochó que Moreno se haya aliado, según él, a lo que denominó como “lo peor” de la política nacional, en referencia al derechista Partido Social Cristiano y al grupo populista comandado por el también expresidente Abdalá Bucaram (1996-97). Tanto Moreno como el PSC y Abdalá Bucaram niegan que exista entre ellos ninguna alianza.

Los bucaramistas, dijo Correa, integran “la nueva guardia de choque” del Gobierno de Moreno y los acusó de los disturbios que se registraron esta madrugada a su arribo al aeropuerto de Guayaquil entre grupos de simpatizantes y detractores.

El exmandatario, además, señaló que de ser posible visitará en una cárcel de Quito a Jorge Glas, el vicepresidente sin funciones del país, que afronta un juicio por presunta asociación ilícita en el marco del escándalo de corrupción relacionado con la trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

Correa sostiene que Glas es inocente, y dice que es incomprensible que un hombre inocente se encuentre detenido, mientras que los directivos de Odebrecht mencionados en la investigación y que han confesado su culpa, según él, hayan sido sobreseídos por los jueces que siguen la causa. La Fiscalía ha explicado que esos directivos de Odebrecht, que han firmado un acuerdo de delación, han sido ya procesados y juzgados por los mismos delitos por la función judicial del Brasil.

El expresidente tiene previsto hoy permanecer en su natal Guayaquil para reunirse con simpatizantes y amigos y espera en los próximos días visitar varias ciudades del país con el mismo objetivo.

Se prevé que Correa retorne a Bélgica, de donde es oriunda su esposa, Anne Malherbe, tras participar en la Convención de Alianza País, el próximo 3 de diciembre, en la ciudad costera de Esmeraldas. EFE (I)

fa/dmt