Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Matt Damon y Ridley Scott vuelven al espacio con “The Martian”

"The Martian".

TORONTO (AP) — “The Martian” tenía un tiempo varada en Hollywood cuando Ridley Scott contactó a Matt Damon, el astro vinculado al proyecto.


Publicidad

El guion de Drew Goddard (“Cabin in the Woods”) basado en la novela de Andy Weir estaba lleno del humor nerd y detalles científicos que pocos asociarían con las épicas por las que es conocido Scott. Pero el director británico de 77 años no suele preocuparse por tales nimiedades.

“Me dice, ‘No nos hemos conocido”’, recordó Damon de su primera conversación con el director. “Y le dije, ‘No, no nos hemos conocido’. Y me dijo, ‘¡El guion es bueno!’. Y le dije, ‘Sí’. Y me dijo, ‘Es (palabrota) maravilloso’. ‘Sí’. ‘¿Por qué no estamos haciendo eso?’. Y le dije, ‘Supongo que estamos haciéndolo”’.

La inesperada combinación de talentos que conllevó “The Martian” encaja con este híbrido: un relato especial más fundamentado en datos científicos que en ficción; una cinta en 3D entretenida pero repleta de matemáticas; una oda a la ciencia que hace reír por chistosa.

“The Martian”, que la 20th Century Fox estrena el viernes, es esa rara criatura terrestre: un taquillazo con cerebro. Podrá haber agua en Marte, como anunció la NASA el lunes, pero en las grandes salas de cine lo que ha habido es sequía.

Damon da vida al astronauta Mark Watney, a quien los miembros de su equipo dieron por muerto y dejaron atrás en el planeta rojo mientras huían de una tormenta de arena. Solo en Marte, Watney parece tener la suerte sellada, pero a través de su propia ingenuidad científica improvisa su supervivencia. La NASA (con un elenco integrado por Jeff Daniels, Chiwetel Ejiofor y Jessica Chastain) monta una misión de rescate.

Rara vez una película ha celebrado tanto el programa espacial y el poder de la ciencia para resolver problemas. La NASA ha recibido el filme con una calidez celestial, exhibiéndosela al equipo en la Estación Espacial Internacional.

La extrema soledad de “The Martian” podría recordar a “Gravity”, pero su cercanía a otro drama espacial reciente infundido con el espíritu de la exploración del espacio — “Interstellar” de Christopher Nolan, en la que Damon también estaba solo en un planeta lejano — le dio al actor qué pensar.

Damon (quien habló en una entrevista reciente antes de hacer comentarios sobre diversidad y sexualidad que generaron críticas) se tomó un receso de año y medio mientras su familia (su esposa Luciana Barroso y sus cuatro hijas) se mudaba a Los Angeles. “The Martian” era su primera película desde “Interstellar.”

“Dije, ‘Mira, estoy en la película de Chris. Estoy varado en un planeta”’, Damon recordó haberle dicho a Scott. “Si sigo eso con un tipo varado en un planeta…”.

El director buscó a Nolan para ver una versión inicial de “Interstellar” y decidió que la similitud no era un problema.

El espacio, claro, también es una frontera familiar para Scott, quien a principios de su carrera se abocó a la ciencia ficción con filmes como “Blade Runner” y “Alien”. Décadas después, ha regresado con fuerza al género con “The Martian” y “Prometheus”, de 2013, para la que ahora prepara una secuela, quizás dos.

“Me encanta”, dijo Scott. “Me di cuenta el primer día de lo mucho que lo extrañé”.

“The Martian”, que recibió mayormente elogios tras su premiere en el Festival Internacional de Cine de Toronto, ha sido retratada como un regreso para Scott tras las decepcionantes críticas que recibieron “Exodus” (azotada por su elenco mayormente blanco) y su adaptación de “The Counselor” de Cormac McCarthy.

“La presión puede ser muy negativa”, dijo Scott. “Nunca dejo que me afecte, no por mucho tiempo. La última vez que me enojé con la prensa fue por ‘Blade Runner’. A nadie le gustó”.

Tener a Scott a bordo, dijo Damon, mitigó su preocupación de actuar mayormente solo. Como en un video-diario, Watney recita la mayoría de sus líneas a una cámara.

“No tienes a nadie que participe en tu fantasía”, dijo Damon. “Es como cuando eres niño y te inventas un juego en tu cuarto. Depende completamente de que uno no meta la pata. Ese era el reto de la película y en cierto modo el por qué quise hacerla”.

Además de preparar la continuación de “Prometheus”, “Alien: Paradise Lost”, Scott dirige su ajetreada compañía de producción, Scott Free Productions. Damon, tras su breve pausa, se ha apuntado un rodaje en China con Zhang Yimou, una nueva película de “Bourne” con el director Paul Greengrass y una planificada película de Alexander Payne (“Downsizing”).

Pero “The Martian” alineó las órbitas de estos dos hombres para un regreso al espacio impulsado por el competente Scott, quien no va a ponerse cósmico al respecto.

“Desde muy temprano aprendí: más vale que seas entretenido”, dijo el director, cuyos primeros pasos fueron en el mundo de la publicidad. “Uno quiere esos traseros en las butacas. Ese es tu trabajo. Es lo que hago”. [E]