Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Mueren 39 sirios en protestas, la mayoría en gran operación militar

Al menos 39 personas murieron este viernes en una nueva jornada de protestas en Siria, la mayoría en el norte del país durante una amplia operación militar para buscar a soldados desertores, informó el portavoz de un grupo opositor.


Publicidad

El activista de los llamados Comités de Coordinación Local en Siria, Omar Edelbe, dijo por teléfono desde Beirut que la mayoría de las víctimas se registró en la provincia septentrional de Idleb, donde al menos diecisiete personas fallecieron por la represión de los leales al régimen de Bachar al Asad.

“Las fuerzas de seguridad lanzaron amplias operaciones en zonas donde hay ocultos soldados desertores, especialmente, en la zona de Yabal Zauyia, fronteriza con Turquía, donde puede haber unas diez aldeas”, explicó el opositor.

Según Edelbe, en sus operaciones las fuerzas de seguridad están empleando carros de combate y aparentemente los desertores se han enfrentado a los seguidores del Gobierno, que siempre ha negado que haya renuncias en las filas del Ejército.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos reveló que los cadáveres de once desaparecidos ayer en varias aldeas de Yabal Zauyia fueron encontrados hoy.

Las organizaciones de la oposición han denunciado que desde hace dos días las áreas fronterizas del norte de Siria son objetivo de una vasta operación del Ejército, que ha desplegado tanques y batallones de Infantería para peinar las montañas en busca de opositores.

Además de los fallecidos en Idleb, también hubo muertos en la provincia central de Hama, sobre todo, en la zona rural de Halfaya, “donde también hay desertores, aunque lamentablemente todas las víctimas han sido civiles”, indicó Edelbe.

El activista agregó que en Deraa, en el sur, al menos otras cuatro personas perecieron, al igual que en la localidad central de Homs, mientras que el resto de víctimas se registraron en Damasco y en sus alrededores.

Edelbe destacó que las manifestaciones más multitudinarias en este viernes de protestas bautizado como “Vamos a seguir hasta la caída del régimen” se celebraron en Deraa, Homs, Idleb y Damasco.

Y resaltó que en el que ha sido hasta ahora uno de los principales focos de la rebelión contra Al Asad, Dir Zur, en el este, las protestas han disminuido porque “la ciudad está cercada por el ejército y las fuerzas de seguridad, que han llevado a cabo grandes campañas de arrestos”.

Aun así, Edelbe apuntó que una persona murió hoy allí por los disparos de los efectivos del régimen.

Estos sucesos no pudieron ser verificados de forma independiente por el estricto bloqueo informativo que las autoridades han impuesto en el país.

El régimen de Bachar al Asad ha continuado con la represión de las protestas, pese al llamamiento el pasado día 13 de la Liga Árabe a que pusiera fin al derramamiento de sangre e iniciara un diálogo con la oposición.

Ayer, representantes de los grupos opositores anunciaron en Estambul que 140 personas formarán el Consejo Nacional Sirio (CNS) que dirigirá la revuelta contra el régimen y establecerá un gobierno interino en caso de ser derrocado.

Dentro de las oposición existen diversas facciones, que van desde los Hermanos Musulmanes hasta organizaciones laicas, pasando por los representantes de la población kurda e incluso disidentes de la minoría religiosa alauí-nusayrí, a la que pertenece la familia Al Asad y la elite política y militar de la república árabe.

Más de la mitad de los miembros del CNS viven dentro de Siria, mientras que el resto se encuentra en el exilio por lo que no se ha hecho pública la identidad de todos sus integrantes para evitar represalias.

Desde que comenzaran las protestas a mediados de marzo pasado, la represión gubernamental en Siria ha causado al menos 2.600 muertos, según datos proporcionados esta semana por la ONU. EFE