Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Putin a punto de recuperar la presidencia de Rusia

MOSCU (AP) — Vladimir Putin aparentemente volverá a la presidencia de Rusia tras los comicios presidenciales del domingo, aunque recibirá un país cambiado y más dispuesto que nunca a desafiarlo.


Publicidad

Una ola sin precedentes de grandes manifestaciones han demostrado que una parte sustancial de la población está hastiada de las maniobras políticas de Putin desde que ascendió a la presidencia en el 2000, y la policía se prepara ya ante la posibilidad de manifestaciones y disturbios en Moscú tras los comicios.

El sistema de Putin de la llamada “democracia regentada”, con las fuerzas de la oposición sometidas a constantes presiones, les permite en raras ocasiones efectuar modestas concentraciones, pero las autoridades despachan de inmediato escuadras de policías antidisturbios para dispersar aquellas que no han sido autorizadas.

El Kremlin se hizo con el control de los principales canales de televisión y sus espacios informativos quedaron transformados en una loa permanente a los programas de Putin, con frecuencia acompañados de cuidadas tomas del primer ministro montando a caballo, haciendo buceo o acariciando animales salvajes.

Empero, las protestas, fomentadas por denuncias de un fraude generalizado en los comicios legislativos de diciembre, obligaron a adoptar cambios notables.

Las autoridades dieron permiso, aunque a regañadientes, para que la oposición efectuara marchas y concentraciones que atrajeron a gran número de público, hasta 50.000 en Moscú. La televisión estatal aportó una cobertura sustancial y en su mayoría neutra.

No quedó en claro si esa tolerancia durará tras las elecciones. Según los últimos sondeos del independiente Centro Lavada, Putin ganará los comicios con dos tercios de los votos depositados, frente a cuatro contendientes — suficiente para enardecer sus denuncias de que los manifestantes son una minoría reducida.