Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Solo la coordinación entre países afectados frenará el ébola

Dakar, 28 ago (EFE).- La lucha contra el ébola en África Occidental no se ganará hasta que Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona no ofrezcan una respuesta coordinada a la epidemia, aseguró a EFE el epidemiólogo hispano-colombiano Jorge Castilla, a su regreso de un viaje a los tres países más afectados por el virus.


Publicidad

“Hasta que los tres países no controlen de manera simultánea el virus, el ébola no desaparecerá de África Occidental”, afirmó Castilla, responsable de sanidad para el Departamento de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea (ECHO) en Dakar, donde ayer registró el primer contagio en Senegal.

Según el experto, el caso de Guinea, aunque no totalmente controlado, es mucho menos preocupante que en los otros dos países, donde la situación es alarmante, y el en el caso de Liberia “extremadamente seria”.

Surgido en marzo en Guinea Conakry, el brote se ha cobrado en esos tres países y Nigeria -donde menor impacto ha tenido- más de 1.500 muertos.

“El virus no conoce fronteras, avanza a través de contactos, cruza la frontera y vuelve por otro lado, y la mejor manera de frenar su evolución es romper la cadena de transmisión”, explicó Castilla, lamentando que en lo tres países solo existen seis centros de tratamiento.

Según el epidemiólogo, la población de África Occidental está en constante movimiento, lo que facilita la circulación del virus, que en apenas seis meses ha causado más víctimas mortales que en los 26 brotes de ébola registrados en África desde 1976.

Preguntado sobre el cierre de las fronteras decretado por países vecinos de Liberia, Guinea y Sierra Leona, Castilla afirmó que estas medidas carecen de eficacia, pues la gente puede seguir cruzando las fronteras de forma clandestina.

“El cierre de las fronteras no es una solución. Lo mejor es dejar las fronteras abiertas y poner en marcha un dispositivo de control sistemático en los puntos de paso para asegurarse de que quienes entran no llevan el virus”, agregó el científico.

Para Castilla, la primera necesidad en estos momentos para hacer frente a la epidemia es disponer de un personal médico con conocimientos epidemiológicos suficiente, resaltó Castilla.

El especialista de la ECHO considera que el número de médicos y enfermeros muertos registrado desde el inicio del brote puede hacer mella en la disposición de los profesionales de la salud a dedicarse a combatir la epidemia.

Según las estadísticas, un total de 240 médicos y enfermeros se han contagiado de ébola en los tres países mientras trataban casos de la enfermedad, y 120 de ellos han muerto.

Sin embargo, el experto sigue convencido de que, si se respetan las medidas de seguridad, hay pocos riesgos de infección para el personal implicado en la lucha contra el virus.

“El riesgo cero no existe, pero una aplicación estricta de la medidas de control de infección puede garantizar una inmunidad al personal médico que está ayudando a erradicar el virus del ébola”, remarcó Castilla.

Por otra parte, el epidemiólogo manifestó dudas acerca de los medicamentos propuestos por algunas firmas farmacéuticas para tratar a los enfermos del virus.

“No tengo mucha fe en estos medicamentos que no han seguido el protocolo normal para su homologación. Por el momento no hay cantidad suficiente, y si sirviesen serán una parte muy pequeña de la solución”, señaló.

Jorge Castilla realizó recientemente una visita de dos semanas a Guinea Conakry, Sierra Leona y Liberia para evaluar las necesidades de los tres países.

La Unión Europea (UE) ha destinado hasta el momento 11,9 millones de euros a los países que sufren la epidemia.

El ébola, que se transmite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de personas o animales infectados, causa hemorragias graves y puede tener una tasa de mortalidad del 90 por ciento. EFE