Ecuador. Miércoles 7 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rafael Correa critica a la OEA y pide un sistema latinoamericano de Derechos Humanos

Con una disculpa y un chiste, esta mañana el presidente Rafael Correa dio la bienvenida a los magistrados de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que sesiona desde este lunes hasta el viernes en la sede de la Unasur, en la Mitad del Mundo, al norte de Quito.

Publicidad

“Hasta la presentadora es abogada”, dijo. A lo que añadió enseguida: “Dianita, no se preocupe, nadie es perfecto, hay cosas peores, ser economista, por ejemplo”. Fue el chiste que el mandatario compartió con la presentadora del acto oficial, Diana Jácome, y con el que recibió a los jueces, abogados y expertos internacionales, al tiempo que hacía hincapié en las disculpas por su retraso de minutos: le habían dicho que llegue a las 09:30 y llegó a las 09:36.

En su intervención de 36 minutos, reiteró sus críticas a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), cuyos informes -que no son vinculantes- han sido muy críticos con la restricción de libertades (de expresión, especialmente) en el Ecuador.

Sobre la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión dijo que es una muestra del control que ejercen las potencias, pues ha dado más apertura a quienes cuestionan a los gobiernos. De paso, aprovechó la oportunidad para repetir su idea sobre el periodismo en la región: “la prensa latinoamericana y ecuatoriana, no me cansaré de decirlo, es mala, muy mala”.

A lo que agregó que “es dicutible” el argumento de que la prensa pueda cuestionar al poder.

Rafael Correa destacó, no obstante, a la Corte Interamericana que sesiona en Quito, cuyas resoluciones son de carácter de obligatorio para los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Propuso que se cree un sistema latinoamericano de Derechos Humanos y que laComunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) sea su seno.

Antes del discurso de Correa, la ministra Lady Zúñiga detacó el sistema de justicia ecuatoriano y reivindicó las investigaciones oficiales sobre violaciones de derechos humanos.

Roberto Caldas, presidente de la Corte Interamericana, agradeció la posibilidad de reunirse en Quito y destacó el periodo de sesiones que se inauguró.

En la agenda de la Corte están varias audiencias públicas y dos seminarios, uno de los cuales está previsto que se realice este viernes en Guayaquil. (I)

Publicidad