Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Texas enviará a la Guardia Nacional a la frontera mexicana

El gobernador de Texas, Rick Perry (centro) habla durante la conferencia de prensa en la que anunció el envío de 1.000 elementos de la Guardia Nacional a la frontera con México el lunes 21 de julio de 2014, en Austin, Texas. (Foto de AP/Eric Gay)

Texas, EE.UU. (AP) — Texas desplegará 1.000 efectivos de la Guardia Nacional en la frontera con México en el próximo mes para combatir a quienes el gobernador llamó el lunes criminales que explotan el incremento en la inmigración ilegal de menores y familias que llegan a Estados Unidos.


Publicidad

Perry, quien ha criticado abiertamente la respuesta de la Casa Blanca a la crisis en la frontera y quien estudia si busca una segunda candidatura a la presidencia, dijo que el estado tiene la responsabilidad de actuar luego de las “palabras vanas y las promesas vacías” del gobierno federal.

“No me quedaré inmóvil mientras nuestros ciudadanos están siendo atacados y los niños de Centroamérica están detenidos entre inmundicia”, dijo el gobernador.

El despliegue de las tropas de la Guardia Nacional, que tienen capacidad para aplicar la ley bajo el mando del estado, le costará a Texas unos 12 millones de dólares al mes.

Las tropas “sólo disuadirán y entregarán” a los inmigrantes y no detendrán a ninguna persona, dijo John Nichols, jefe administrativo militar de Texas, aunque aclaró que podría detener a personas si se le solicita.

“Creemos que vendrán y nos dirán: ‘Por favor llévennos a una estación de la Patrulla Fronteriza”’, dijo Nichols.

La Policía de Aduanas y Protección Fronteriza no respondió inmediatamente el lunes a una solicitud para que hiciera comentarios.

El gobernador pareció molestarse ante los señalamientos hechos por legisladores demócratas de que Texas está militarizando las comunidades al llevar ahí a la Guardia Nacional.

No obstante, el jefe de la policía del condado Cameron, Omar Lucio, dijo desconocer si las tropas llegarían a esa parte de la frontera y preguntó qué beneficios aportarían en caso de que lo hicieran.

“Esas personas están entrenadas para la guerra, no para labores policiacas”, dijo Lucio, cuyo condado comprende la ciudad de Brownsville. “Creo que el dinero estaría mejor invertido si se le diera a las agencias encargadas de hacer que se cumpla la ley cercanas a la frontera”.

Más de 3.000 agentes de la Patrulla Fronteriza están actualmente activos en el sur de Texas, y Perry le ha pedido al presidente Barack Obama en reiteradas ocasiones que despache a la Guardia Nacional a la frontera.

Desde octubre, más de 57.000 menores de edad sin compañía han entrado sin autorización a Estados Unidos, más del doble que un año antes. La mayoría procede de Honduras, Guatemala y El Salvador, donde la violencia imperante y la grave pobreza han llevado a miles de personas a abandonar sus países.

El gobierno de Obama ha señalado que la ola ha reducido su intensidad en las semanas recientes, y que los agentes de la Patrulla Fronteriza en el Valle del Río Grande encontraron a menos de 500 menores la semana pasada, cuando el mes pasado hallaban a 2.000 cada semana.

Como gobernador, Perry puede desplegar a las tropas de la Guardia Nacional, pero le corresponde al estado pagar por ellas. Una orden de Obama habría obligado a Washington a pagar la cuenta.

“El gobernador Perry había hecho referencia en varias ocasiones a su deseo de hacer una declaración simbólica a las personas de Centroamérica en el sentido de que la frontera está cerrada”, dijo el vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest. “Él cree que la mejor manera de hacerlo es mandar a 1.000 elementos de la Guardia Nacional hacia la frontera. Me parece que un símbolo mucho más poderoso sería la aprobación, por parte de los dos partidos, de una legislación que incluya una cifra histórica de inversión para seguridad a la frontera y envíe a 20.000 trabajadores adicionales a la frontera”.

Earnest también dijo que la Casa Blanca no ha recibido de la oficina de Perry el tipo de “comunicación formal” que usualmente acompaña a esos despliegues.