Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La rama egipcia del Estado Islámico reivindica ataques del Sinaí

El Cairo, 30 ene (EFE).- El grupo radical egipcio Wilayat Sina, que ha jurado lealtad a los yihadistas del Estado Islámico (EI), reivindicó hoy los ataques de anoche contra las fuerzas de seguridad en la península del Sinaí, que causaron una veintena de muertes.


Publicidad

Esta agrupación, antes conocida como Ansar Beit al Maqdis, ha asumido en una de sus cuentas de Twitter la responsabilidad de estas acciones contra las fuerzas de seguridad en las localidades de Al Arish, capital del Sinaí, Sheij Sued al este de Al Arish, y Rafah fronteriza con la Franja palestina de Gaza.

Según distintas fuentes, entre 20 y 29 personas murieron hoy en varios ataques sincronizados contra instalaciones militares y puestos de control en los que se utilizaron armas ligeras, proyectiles de mortero y coches bomba.

El grupo terrorista asegura que lanzaron ataques contra el cuartel de la Brigada 101, situada en el barrio Al Salam de Al Arish, así como contra varios puestos de control en la capital del Sinaí, en Sheij Sueid y en Rafah.

En su reivindicación, cuya autenticidad no ha podido ser confirmada por fuentes independientes, precisa que hombres armados leales al grupo asaltaron dos puntos de las fuerzas de seguridad en Sheij Sued y otros en Rafah.

A falta de cifras oficiales, el diario oficial “Al Ahram” informó de la muerte de 25 personas en Al Arish y de otras cuatro en Rafah, localidad fronteriza con Gaza.

Esa zona de Egipto es desde hace años un foco de inestabilidad, pero desde el derrocamiento del presidente Mohamed Mursi en julio de 2013 se han multiplicado los ataques contra las fuerzas del orden.

El pasado 24 de octubre, al menos 31 soldados perdieron la vida en un ataque armado cerca de la frontera con Gaza, en la peor acción contra el Ejército en esa zona en los últimos años.

Desde entonces, las autoridades egipcias decretaron el estado de excepción en parte de la península y comenzaron la demolición de las viviendas de la localidad de Rafah situadas cerca de la frontera con Gaza, tras asegurar que los atacantes se infiltraron desde los territorios palestinos a través de túneles subterráneos. EFE