Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

“Se necesita unidad para derrotar al Estado Islámico” según clérigo iraquí

Un soldado iraquí hace guardia frente a una casa destruida al norte de Bagdad, Irak. (Foto AP/Karim Kadim/Archivo)

BAGDAD (AP) — El clérigo chií más reverenciado de Irak reclamó el viernes unidad entre las fuerzas nacionales que combaten al grupo extremista Estado Islámico después que la mayoría de las milicias chiíes, apoyadas por Irán, se retiraron de la ofensiva en Tikrit en protesta por los ataques aéreos estadounidenses.


Publicidad

La exhortación del gran ayatola Ali al-Sistani ocurrió un día después que las milicias, que han sido decisivas en las operaciones para tratar de recuperar el control de la ciudad natal de Saddam Hussein, anunciaron su boicot a la ofensiva en Tikrit.

Estados Unidos se involucró en la operación y empezó a lanzar ataques aéreos el miércoles en apoyo de la misión a pedido del gobierno de Irak.

Al-Sistani afirmó que la coordinación entre los militares, las milicias chiíes y las tribus es necesaria para el éxito de la operación, según su representante Ahmed al-Safi en la ciudad de Karbala.

Corresponde al “alto mando de las fuerzas armadas (iraquíes) adoptar la decisión adecuada”, dijo el ayatola.

Las fuerzas iraquíes avanzaron el viernes sobre Tikrit mientras los aviones bombardeaban blancos del Estado Islámico. Los milicianos atrincherados en el centro de Tikrit efectuaron disparos de mortero contra los militares.

Un alto jefe militar dijo a The Associated Press que las bombas colocadas por EI en los caminos exigían extrema precaución. Habló con la condición de no ser identificados por no estar autorizados a informar a la prensa.

El año pasado los militares iraquíes sufrieron una derrota humillante frente al avance del grupo Estado Islámico cuando no pudieron evitar que los extremistas se apoderaran de la segunda ciudad iraquí, Mosul.

Días después de la caída de Mosul, al-Sistani pidió voluntarios para reforzar a los militares y muchas de las milicias se reportaron. Pero con diferentes líderes y lealtades, muchas de ellas fueron difíciles de controlar.

El jueves, los militares iraquíes lanzaron lo que los comandantes describieron como la fase final de la ofensiva en Tikrit, esta vez sin las milicias chiíes. (I)

Por Vivian Salama, Associated Press