Ecuador. Domingo 26 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Irán regresa al mundo con viaje de Rohaní a Italia, el Vaticano y Francia

El presidente iraní, Hasán Rohaní, emprenderá mañana una gira que le llevará a Italia, el Vaticano y Francia, un viaje con un trasfondo netamente económico que servirá para escenificar el regreso de Irán a la comunidad internacional tras la consecución del histórico acuerdo nuclear.

Publicidad

Este viaje, el primero al exterior del presidente tras la entrada en vigor a principios de este mes del acuerdo que puso fin a las sanciones internacionales sobre la economía iraní, corresponde al que Rohaní tenía previsto realizar en noviembre pasado con idéntica agenda y que tuvo que ser pospuesto debido a los ataques terroristas en París.

El retraso permitió que la presencia del presidente iraní en Europa se haga con el denominado Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, en inglés) ya en pleno vigor y con las sanciones contra la economía iraní eliminadas.

Durante el viaje, de cuatro días y el primero de un presidente iraní a países de la Unión Europea en más de una década, Rohaní se reunirá con los jefes de Estado y otras altas autoridades de Italia y Francia, además de con el papa Francisco.

Rohaní, clérigo chií, se convertirá con esta visita en el segundo presidente de Irán en ser recibido por un pontífice tras el encuentro que mantuvieron el presidente Mohamad Jatamí y el papa Juan Pablo II hace más de una década.

En su primera escala, Rohaní se reunirá el lunes en Roma con el presidente de Italia, Sergio Mattarella, y posteriormente con el primer ministro, Matteo Renzi, con quien ofrecerá una rueda de prensa conjunta.

El martes, el mandatario iraní participará en un foro sobre cooperación empresarial junto al presidente de la Confederación General de Industria italiana, Giorgio Squinzi.

Ese mismo día será recibido por el papa Francisco en el Vaticano.

Tras Italia, Rohaní viajará a Francia, donde tiene previstas reuniones con el presidente francés, François Hollande, y otras altas autoridades de aquel país.

Además, se reunirá con la directora general de la UNESCO, Irina Bokova, así como con inversores, empresarios, representantes de industrias y periodistas.

En ambos países Rohaní tendrá una intensa actividad económica, reflejo del enorme interés desatado en Irán tras el fin de las sanciones y en la necesidad del país asiático por atraer inversiones para relanzar su maltrecha economía.

Tanto Italia como Francia, algunos de los mayores inversores en Irán en la época previa a las sanciones, en sectores claves para la economía como la industria del petróleo o la automotriz, luchan ahora por recobrar ese lugar ante la enorme competencia abierta tanto por otros países europeos como por los asiáticos.

No en vano, la visita de Rohaní a Europa estuvo precedida por un viaje a Teherán del presidente chino, Xi Jinping, y ambos países anunciaron el desarrollo de una “sociedad estratégica” orientada a multiplicar sus ya enormes lazos comerciales.

Pesos pesados como la petrolera ENI, la automotriz Peugeot, o el consorcio Airbus, con sede en Francia, ya han mostrado su interés y han negociado en Irán para volver al país.

Particularmente, Irán anunció ya que compraría 114 aviones a Airbus para renovar su envejecida flota, un multimillonario negocio en el que la empresa europea parece tener ventaja sobre sus competidores rusos, asiáticos y estadounidenses.

El viaje servirá además para reafirmar el paulatino deshielo de las relaciones políticas entre Irán y Occidente y el nuevo papel de Teherán como interlocutor válido en asuntos regionales y globales.

La escalada de tensión entre Irán y Arabia Saudí, el conflicto en Siria y la lucha contra el yihadismo, la situación en Yemen y la estabilidad de Oriente Medio en general serán también parte de los temas que Rohaní abordará con sus pares europeos.

Tanto Roma como París han hecho hincapié en los últimos meses en el imprescindible papel de Teherán para resolver estos conflictos, algo impensable hace tan solo unos meses y que marca la ascendencia de Irán en la escena global. EFE (I)