Ecuador. Sábado 25 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rusia niega haber atacado hospital en Siria

En esta imagen, tomada de un video proporcionado por el grupo activista sirio Maara Media Center, que fue verificado y es consistente con otras informaciones de la AP, muestra a rescatistas civiles sirios huyendo del lugar de una segunda explosión cerca de un hospital gestionado por una ONG internacional, Médicos Sin Fronteras, en Maaret al-Numan, Idlib, Siria, el 15 de febrero de 2016. (Maara Media Center,via AP Video)

BEIRUT, Líbano (AP) — Moscú rechazó el martes las acusaciones que apuntan a que aviones de guerra rusos alcanzaron un hospital en el norte de siria, en una operación en la víspera que se saldó con nueve muertos, mientras el gobierno de Damasco y una coalición principalmente curda se enfrentan a grupos reales en el norte del país.

Publicidad

En el Kremlin, el portavoz de Vladimir Putin, Dmitry Peskov, dijo a periodistas que las informaciones sobre el hospital son un nuevo caso de denuncias a Rusia que sus autores no pueden mantener en el tiempo. El Observatorio Sirio sobre los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que la aviación rusa atacó el centro de la provincia de Idlib el lunes, destruyéndolo y matando a nueve personas. Francia dijo que estos ataques “pueden constituir un acto de guerra”.

Peskov, en una conferencia telefónica con periodistas, refirió a las partes responsables de las acusaciones a la “fuente primaria” y dijo que deberían fiarse de los anuncios oficiales del gobierno sirio.

“Para nosotros, en esta situación, la fuente primaria es un anuncio oficial del gobierno sirio”, dijo. A preguntas de periodistas explicó que Damasco realizó una serie de anuncios sobre quien podría estar detrás del bombardeo y destacó que el embajador de Siria en Rusia apuntó que el hospital había sido atacado por estadounidenses.

Los ataques se produjeron un día después de que Rusia y otras potencias mundiales acordaron detener los combates en Siria para permitir el acceso de ayuda humanitaria y la reactivación de las conversaciones de paz. La propuesta de tregua acordada el pasado viernes en Múnich debería entrar en vigor en el plazo de una semana, aunque hay pocas señales de que vaya a ocurrir.

Por otra parte, fuerzas del gobierno sirio y una coalición de combatientes de mayoría curda avanzaron en el norte de Siria y tomaron más territorio de manos de una amalgama de grupos insurgente el martes, al tiempo que fuerzas gubernamentales expulsaron a extremistas de una importante estación eléctrica en la zona.

El norte del país registró los enfrentamientos más intensos en las últimas semanas en el país.

Las fuerzas del gobierno tomaron los pueblos de Ahras y Misqan, en la provincia norteña de Alepo, indicaron la agencia estatal de noticias SANA y el Observatorio. Por otro lado, los miembros de las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS), una coalición de grupos árabes y curdos, tomaron la importante localidad de Tel Rifaat, uno de los bastiones más grandes de los milicianos en la provincia de Alepo. Después de Tel Rifaat, los combatientes tomaron también el cercano pueblo de Kfar Nash, justo al sur de la ciudad.

Los combatientes de las FDS son una entidad independiente en la guerra civil siria, que dura ya cinco años, y principalmente se enfrentan al grupo extremista Estado Islámico. Parte de la coalición se opone al presidente Bashar Assad, pero también combatieron a otros rebeldes y a la oposición respaldada por Occidente.

Intensos combates estallaron el martes cerca de la localidad de Kaljibrin cuando combatientes de la FDS intentaban entrar en ella, según el Observatorio y el activista Bahaa al-Halaby desde Alepo. Sin la FDS toma Kaljibrin, limitaría a los rebeldes a su bastión de Mareh y a localidad cercana de Sheikh Issa, que también está siendo atacada por el Estado Islámico.

También el martes, fuerzas del gobierno y milicianos aliados tomaron una estación eléctrica en el este de Alepo de manos de Estado Islámico, que la empleaba como prisión. El Observatorio dijo que la infraestructura y localidades cercanas fueron capturadas gracias al apoyo de aviones y helicópteros armados rusos y sirios.

Mientras, en la ciudad de Alepo, insurgentes repelieron un ataque de combatientes de la FDS sobre los vecindarios de Hullok y Bustan al-Basha, según informaciones de al-Halaby y el Centro de Medios de Alepo.

“Estaban intentando sitiar (las partes controladas por rebeldes) de la ciudad de Alepo, pero fueron expulsados”, dijo al-Halaby a través de Skype.

En Damasco, el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, se reunió el martes con el ministro sirio de Exteriores, Walid al-Moallem. En una breve declaración a periodistas tras el encuentro, de Mistura dijo que la conversación se centró en “la cuestión humanitaria y el obstaculizado acceso a todas las áreas sitiadas, no solo por el gobierno sino también por la oposición y el ISIS”, dijo empleando otro acrónimo (en inglés) para referirse al grupo Estado Islámico.

El enviado de la ONU llegó a la capital siria el lunes para participar en conversaciones sobre el reparto de ayuda humanitaria y como retomar las conversaciones de paz en Ginebra. (I)

Por BASSEM MROUE y LYNN BERRY