Ecuador. Sábado 10 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Juez de EEUU admite confesiones “narcosobrinos” de Maduro

En este boceto del 17 de diciembre de 2015, Efraín Antonio Campo Flores, sentado segundo de la izquierda, aparece flanqueado por sus abogados, mientras su primo Francisco Flores Franqui De Freitas, figura más a la derecha, en la lectura de cargos por contrabando de cocaína en una corte federal de Manhattan, Nueva York. (Foto AP / Elizabeth Williams, archivo)

El juez estadounidense que instruye la causa contra Francisco Flores Freitas y Efraín Campo Flores, los sobrinos de la primera dama de Venezuela, admitió hoy como prueba las confesiones que los primos hicieron tras su detención, según informaron hoy medios locales.

Publicidad

Los abogados de Flores y Campo habían pedido al juez Paul Crotty que rechazara esas evidencias, obtenidas durante el vuelo que les trasladó de Haití, donde fueron detenidos, a Nueva York, alegando que los agentes no se identificaron por lo que creían que se trataba de un secuestro y temían por sus vidas.

También alegaron que no les informaron de sus derechos y que los primos no eran conscientes de que podían de permanecer en silencio.

El magistrado rechazó hoy esos alegatos al considerar probado que Flores y Campo sabían que hablaban con agentes estadounidenses que los habían detenido por narcotráfico, por lo que las confesiones podrán utilizarse durante el juicio, previsto para noviembre.

Para demostrarlo, la Fiscalía había presentado una copia de la Advertencia Miranda, traducida al español, que ambos firmaron.

Se trata de un documento establecido por el Tribunal Supremo en 1966 que debe darse a toda persona arrestada como protección para evadir la autoincriminación.

También presentó documentos gráficos para demostrar que los agentes iban identificados en el momento de la confesión.

Los primos fueron detenidos en un hotel de Haití en noviembre de 2015 por la Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA, en inglés) acusados de pretender introducir 800 kilos de cocaína procedente de Venezuela a Estados Unidos a través de Honduras.

Tras su detención, fueron extraditados a Nueva York, donde se declararon no culpables y permanecen detenidos sin derecho a fianza a la espera del juicio. EFE (I)

Publicidad