Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Indígenas entregan observaciones a la Ley de Tierras en la Asamblea

Organizaciones sociales e indígenas marcharon en contra de la Ley de Tierras el 5 de marzo de 2015. Foto API.

Quito, 5 mar (EFE).- Cientos de indígenas y activistas ecuatorianos desfilaron hoy por varias calles de Quito para entregar en la Asamblea Nacional (Parlamento) una propuesta sobre la polémica Ley de Tierras, que tramita la Cámara y que ha generado preocupación en las comunidades, porque temen perder sus territorios ancestrales.


Publicidad

La nutrida y colorida marcha indígena, apoyada también por sindicatos y otros grupos sociales, se dirigió a la sede del Legislativo para entregar la propuesta.

La movilización fue convocada por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), que esta mañana inauguró una “Cumbre de los pueblos”, con dirigentes de varias comunidades del país para analizar la actual coyuntura y determinar nuevas acciones en caso de que el Gobierno no escuche sus demandas.

Al sonar de un caracol gigante, soplado por uno de los indígenas, la movilización inició en la Universidad Central (Estatal) de Quito, donde se desarrolla la “Cumbre de los pueblos”.

Consignas contra el Gobierno del presidente Rafael Correa y contra la Ley de Tierras, impulsada por el oficialismo, se escucharon durante el recorrido.

Al llegar a la Asamblea Nacional, el legislador oficialista Miguel Carvajal, que preside la Comisión de Soberanía Alimentaria de la Cámara, en la que se tramita la Ley de Tierras, recibió a los dirigentes de la Conaie, que le entregaron su propuesta.

Carvajal agradeció la propuesta y dijo que en la Comisión se analizarán “todos los temas” que se han presentado para abonar a la discusión sobre la ley, que pretende ser “democrática, inclusiva”.

El legislador, en su cuenta de Twitter, destacó la voluntad de los dirigentes de la Conaie para contribuir en el debate y porque busca que se garanticen en la ley los derechos colectivos.

Asimismo, Carvajal destacó la decisión de los indígenas de participar en una “consulta prelegislativa” para reforzar el análisis de la normativa.

Tras la entrega de la propuesta, la manifestación volvió a la Universidad Central para continuar con la “Cumbre de los pueblos”.

De su lado, Jorge Herrera, presidente de la Conaie, dijo que la propuesta de su organización plantea alternativas para combatir el acaparamiento de la tierra, define mecanismos para garantizar el acceso equitativo en favor de los pequeños campesinos y sugiere sanciones para los latifundistas, entre otros.

Además, Herrera reclamó que la “consulta prelegislativa” se establezca para toda la normativa y no sólo para determinados temas que interesen al oficialismo.

El líder indígena también defendió el derecho de reunirse en la llamada “Cumbre de los Pueblos” y dijo que este encuentro no busca desestabilizar al Gobierno.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, ha criticado la movilización de la Conaie, una organización que en el pasado era aliada suya y que ahora reprocha su gestión.

“La ‘izquierda radical’, kamikaze de la derecha, vieja historia de nuestra América. Buscan desgastar al Gobierno, distraernos en un año económico difícil”, escribió recientemente Correa en su cuenta de Twitter y señaló que la oposición pretende “desgastar la revolución” ciudadana, como denomina a su gestión.

La Ley de Tierras Rurales y Territorios Ancestrales, que impulsa el oficialismo, entre otras cosas, busca la redistribución del recurso cuando haya tierras que incumplan la función social, si se encuentran ociosas o por presión demográfica.

Según Carvajal, la ley constituye un avance significativo para mejorar la producción y la productividad en el país, ya que busca promover las unidades productivas familiares, combatir la concentración de la tierra y las prácticas monopólicas.

La ley preocupa a varias comunidades indígenas porque también incluye el tratamiento de los territorios ancestrales que actualmente ocupan y que podrían, según han dicho temer, que sean declarados de utilidad pública. EFE