Ecuador. Viernes 30 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Juez ordena liberar al hombre que intentó matar a Reagan

Foto tomada el 15 de marzo del 2015 de John Hinckley, el hombre que intentó matar a Ronald Reagan en 1981, junto con su madre en Williamsburg, Virginia. (AP Foto/ Steve Helber, File)

WASHINGTON (AP) — El hombre que trató de matar a Ronald Reagan podrá salir de su hospital psiquiátrico y vivir a tiempo completo en Virginia, determinó un juez el miércoles.

Publicidad

John Hinckley Jr. ya está listo para reincorporarse a la sociedad, dijo el juez Paul L. Friedman, otorgándole a Hinckley permiso permanente por convalecencia a partir del 5 de agosto.

El fallo de Friedman se da más de 35 años después del fallido intento de asesinato contra el entonces presidente estadounidense, el 30 de marzo del 1981.

Los médicos desde hace tiempo opinan que Hinckley ya no se aquejado de las dolencias psiquiátricas que lo llevaron a intentar matar a Reagan frente a un hotel de Washington. Lo hizo porque ansiaba impresionar a la actriz Jodie Foster.

La salida de Hinckley del Hospital St. Elizabeths en Washington se prepara desde hace más de una década. A fines del 2003, el juez le permitió realizar visitas de un día a sus padres en un suburbio de la capital estadounidense.

En el 2006, Hinckley comenzó a visitar a sus padres en Williamsburg, Virginia, por lapsos de tres días. Esos lapsos han ido aumentando en años recientes Hinckley ha estado pasando 17 días al mes en la casa, que está en un complejo residencial amurallado y es adyacente a un campo de golf. Reagan falleció en el 2004 a los 93 años de edad.

Cuando no está dentro del hospital, Hinckley debe cumplir con ciertas restricciones y éstas continuarán ahora que se reincorpore a la sociedad. Tendrá que asistir a sesiones de psicoterapia individual y grupal, y tiene prohibido hablarle a los medios de comunicación. Puede manejar, pero con restricciones. El Servicio Secreto suele monitorearlo.

A pesar de las restricciones, la vida en Williamsburg probablemente será bastante activa para Hinckley. Según documentos judiciales y declaraciones en un audiencia reciente sobre la posibilidad de dejarle libre, ha estado trabajando como voluntario en una iglesia y en un hospital psiquiátrico. Ha asistido a reuniones para gente con problemas psiquiátricos, a charlas en un museo local y a conciertos. Suele pintar o tocar la guitarra, y recientemente desarrolló un interés en la fotografía. También ha indicado que le gustaría trabajar a tiempo completo y en algún momento ingresó en un Starbucks y en un Subway para buscar trabajo allí.

“No me gusta estar todo el día viendo televisión, quiero hacer cosas”, dijo Hinckley según un documento judicial.

Ha dicho además que quiere “adaptarse” y ser “un buen ciudadano”.

Publicidad