Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Misil derriba un avión de Malaysia Airlines, con 298 pasajeros a bordo, en Ucrania

Algunas personas caminan entre los escombros de un jet malasio de pasajeros que fue derribado cerca de la villa de Grabovo, Ucrania, el jueves 17 de julio de 2014. (Foto AP/Dmitry Lovetsky)

KIEV, Ucrania (AP) — Un avión de pasajeros de Malaysia Airlines con 298 personas fue derribado el jueves sobre el este de Ucrania, dijeron las autoridades, y tanto el gobierno como los separatistas pro rusos que combaten en la región rechazaron cualquier implicación en la caída de la aeronave.


Publicidad

Mientras columnas de humo negro se elevaban hacia lo alto cerca del poblado de Hrabove, un periodista de The Associated Press contó al menos 22 cadáveres en el lugar del siniestro a 40 kilómetros (25 millas) de la frontera con Rusia.

El poblado de está bajo control de los separatistas pro rusos y en los últimos días la zona ha sido escenario de intensas batallas entre ambos bandos. Combatientes rebeldes en el lugar han apilado las pertenencias de las víctimas y amenazaron a los reporteros que intentaban grabar imágenes de video.

La insurrección comenzó después que el presidente pro ruso Víctor Yanukóvich fue depuesto en febrero por un movimiento de protesta entre las personas que querían estrechar los lazos con la Unión Europea en lugar de Rusia.

Según un despacho noticioso ruso, los rebeldes pro rusos pretenden que se declare una tregua de tres días para permitir que se conduzca una investigación sobre lo ocurrido y se efectúen las labores de recuperación.

El Boeing 777-200 ER, que se dirigía de Ámsterdam a Kuala Lumpur, al parecer se despedazó antes de chocar con tierra, en tanto que sus restos, así como partes de cadáveres y pertenencias de los pasajeros, quedaron dispersos en una amplia zona.

La cabina del piloto y una de las turbinas yacían a una distancia de más de un kilómetro (más de media milla) una de la otra. Los residentes dijeron que la cola había aterrizado 10 kilómetros (seis millas) más lejos. Los pedazos de cuerpos y huesos carbonizados estaban desperdigados por el terreno. Los equipos de rescate plantaron palos con banderas blancas en los lugares donde encontraron partes de los cadáveres.

Algunos periodistas que trataban de llegar al lugar del accidente fueron detenidos brevemente por combatientes rebeldes, que estaban nerviosos y agresivos.

No hubo indicios de sobrevivientes. El primer ministro de Malasia dijo que el avión no hizo ninguna llamada de socorro antes de caer, y que la ruta de vuelo fue declarada segura por la Organización de Aviación Civil Internacional.

El primer ministro Najib Razak dijo a periodistas que Malasia no ha podido verificar “la causa de esta tragedia, pero debemos averiguar exactamente lo que le pasó a este vuelo, y lo haremos”.

El presidente ucraniano Petro Poroshenko describió el derribo del aparato como un acto de terrorismo y pidió una investigación internacional sobre lo ocurrido. Insistió en que las fuerzas ucranianas no derribaron el avión.

Al menos 154 de los pasajeros eran ciudadanos holandeses, informó Huib Gorter, vicepresidente de Malaysian Airlines en Europa. También estaban a bordo 27 australianos, 45 malasios —15 de los cuales eran miembros de la tripulación— y 11 indonesios.

Otras nacionalidades identificadas hasta ahora incluyen a seis pasajeros del Reino Unido, cuatro de Alemania, cuatro de Bélgica, tres de Filipinas y un canadiense. Aún hay 41 muertos cuyas nacionalidades no se han confirmado, agregó.

Malaysia Airlines elevó el viernes la cifra de víctimas de 295 a 298, tras agregar a tres infantes que no habían sido incluidos en la lista original.

Las fuerzas de seguridad de Ucrania presentaron lo que dijeron eran dos llamadas telefónicas interceptadas que demuestran que los rebeldes fueron los responsables. En la primera llamada, los servicios de seguridad dijeron que el comandante rebelde Igor Bezler dice a un funcionario de inteligencia militar ruso que las fuerzas rebeldes derribaron un avión.

En la segunda, dos combatientes rebeldes —uno de ellos en el lugar del siniestro— dicen que el ataque con un cohete fue efectuado por una unidad insurgente a unos 25 kilómetros (15 millas) al norte de donde cayó el avión.

No fue posible verificar de manera independiente ninguna de las grabaciones.

Hace unos días, los rebeldes se atribuyeron el derribo de dos aviones militares ucranianos.

El presidente Barack Obama se refirió a la caída de la aeronave como una “terrible tragedia” y conversó vía telefónica sobre lo ocurrido con el presidente ruso Vladimir Putin.

Más tarde, Putin dijo que Ucrania es responsable por la caída. Pero no contestó la pregunta que quien podría haber derribado la aeronave y no acusó a Kiev de haberlo hecho.

“Esta tragedia no habría ocurrido si hubiera paz en esta tierra, si las acciones militares no hubieran sido renovadas en el sureste de Ucrania”, dijo Putin, según un comunicado del Kremlin emitido la madrugada del viernes. “Y, ciertamente, el Estado sobre cuyo territorio ocurrió es responsable de esta horrible tragedia”.

Gran Bretaña ha pedido una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Ucrania.

De acuerdo con un despacho difundido el jueves por la agencia noticiosa RIA-Novosti, el dirigente rebelde Alexander Borodai dijo que se han emprendido conversaciones con las autoridades ucranianas para declarar una tregua breve por razones humanitarias.

Dijo que se podría permitir el ingreso de organizaciones internacionales en la región que es escenario del conflicto.

Antes del derribo del aparato ocurrido el jueves, las autoridades aeronáuticas de diversos países, entre éstas la de Estados Unidos, habían emitido advertencias de que no se volara por algunas partes de Ucrania. Pero muchas aerolíneas siguieron usando la ruta debido a que “es una ruta más corta, lo que significa menos combustible y por lo tanto menos dinero”, dijo el experto en aviación Norman Shanks.

Pocas horas después, diversas aerolíneas, como Lufthansa, Delta y KLM, dijeron que evitarían volar por algunas zonas del espacio aéreo ucraniano.

Malaysia Airlines dijo que las autoridades ucranianas de aeronáutica le indicaron que perdieron contacto con el vuelo MH17 a las 1415 GMT a unos 30 kilómetros (20 millas) de Tamak, que se ubica a 50 kilómetros (30 millas) de la frontera entre Rusia y Ucrania.

Según la aerolínea, viajaban en el avión 280 pasajeros y 15 miembros de la tripulación. Despegó de Ámsterdam a las 12:15 y debía aterrizar en el aeropuerto internacional de Kuala Lumpur a las 6:10 del viernes.

Anton Gerashenko, asesor del ministro del Interior ucraniano, dijo en su página de Facebook que el avión volaba a una altitud de 10.000 metros (33.000 pies) cuando fue alcanzado por un misil disparado por un lanzador Buk. Dichos misiles pueden alcanzar una altitud de hasta 22.000 metros (72.000 pies). Sólo dijo que su información se basaba en “inteligencia”.

Igor Sutyagin, investigador en estudios rusos en el Royal United Services Institute, dijo que tanto las fuerzas ucranianas como las rusas tienen sistemas de misiles SA-17, también conocidos como como sistemas tierra-aire Buk.

Los rebeldes se habían jactado recientemente de haber adquirido sistemas Buk.

Es la segunda ocasión en que un avión de Malaysia Airlines desaparece en menos de seis meses. El vuelo 370 de Malaysia Airlines desapareció en marzo mientras cubría la ruta de Kuala Lumpur a Beijing. No ha sido encontrado, pero la búsqueda se ha concentrado en el Océano Índico al oeste de Australia.

___

Por PETER LEONARD, Associated Press. Leonard informó desde Kiev con contribuciones de un reportero de Associated Press en Hrabove. También colaboraron para este despacho los periodistas de AP Scott Mayerowitz, en Nueva York; Jill Lawless y Matthew Knight, en Londres; Laura Mills y Jim Heintz, en Moscú; Darlene Superville, en Washington; Mike Corder, en La Haya, Holanda, así como Eileen Ng y Satish Cheney, en Kuala Lumpur, Malasia.

(AP Photo/Dmitry Lovetsky)

(AP Photo/Dmitry Lovetsky)

El familiar de una persona que iba a bordo del avión de Malaysia Airlines. (Foto AP/Phil Nijhuis)

El familiar de una persona que iba a bordo del avión de Malaysia Airlines. (Foto AP/Phil Nijhuis)

Foto tomada por Andrei Kashtanovcon un teléfono donde se ve una columna de humo del lugar donde cayó el avión de Malaysia Airlines. (AP/Andrei Kashtanov)

Foto tomada por Andrei Kashtanovcon un teléfono donde se ve una columna de humo del lugar donde cayó el avión de Malaysia Airlines. (AP/Andrei Kashtanov)