Ecuador. Martes 6 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Fiscalía de Brasil acusa a Lula de recibir millonarios sobornos de Odebrecht

Brazil's former president Luiz Inacio Lula da Silva is surrounded by supporters as he leaves Worker's Party building in Sao Paulo, Brazil, Friday, March 4, 2016. Brazilian police acting on a warrant questioned the former president and searched his home and other properties, in the most recent development yet in the sprawling corruption case at the oil giant Petrobras. Silva reacted with indignation, saying the Petrobras corruption case has become a political witch hunt targeting him and his governing Workers' Party. (AP Photo/Nelson Antoine)

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva vio hoy complicarse su situación jurídica por una nueva denuncia de la fiscalía ante la Justicia por sospechas de corrupción.

Publicidad

El Ministerio Público Federal de Brasilia acusó a Lula de cobrar sumas millonarias de la constructora Odebrecht a cambio de haber favorecido a la empresa entre 2008 y 2015, en la recta final de su gobierno y en los años posteriores.

Lula tiene otros dos procesos abiertos en la Justicia común, en los que es reo, por haber recibido supuestos pagos ilegales y favores de la constructora OAS y por haber ofrecido dinero a cambio del silencio de uno de los testigos que colaboran con las investigaciones de la corrupción en la petrolera Petrobras.

El expresidente también es investigado por el Tribunal Supremo en otro proceso paralelo, por su supuesta participación en el escándalo de corrupción que giraba en torno a Petrobras, por el que han sido condenados varios ejecutivos de la petrolera, políticos y directivos de las mayores constructoras del país, implicadas en la trama.

La Fiscalía de Curitiba ha acusado a Lula de ser el “comandante máximo” de la red de corrupción enquistada en la petrolera, el escándalo de corrupción de mayor envergadura descubierto en el país y que se apropió de miles de millones de dólares entre 2004 y 2014.

Después de hacerse pública la nueva denuncia, el abogado de Lula, Cristiano Zanin Martins, afirmó hoy que el expresidente está siendo sometido a una “persecución” jurídica que tiene el objetivo manifiesto de impedirle que se presente a las elecciones presidenciales de 2018, una posibilidad que él mismo ha insinuado.

Las nuevas denuncias se refieren al supuesto cobro de sobornos por parte de Lula, a cambio de usar su influencia para que Odebrecht lograse financiación pública del banco de fomento de Brasil, el BNDES, y para que se adjudicase un contrato multimillonario en Angola.

El Ministerio Público Federal de Brasilia acusó a Lula de los delitos de corrupción pasiva, tráfico de influencia, lavado de dinero y asociación ilícita, con lo que si fuera juzgado y condenado por estos cargos podría enfrentarse a una pena de hasta 30 años de cárcel.

Según la denuncia, la constructora pagó cerca de 30 millones de reales (unos 9 millones de dólares) en diversos desembolsos a una empresa recién fundada por un sobrino de la primera mujer de Lula, Taiguara Rodrigues dos Santos, que “no tenía ninguna experiencia previa en el ramo de ingeniería”.

Además Odebrecht contrató a Lula para pronunciar discursos en diversos países después de que dejó la Presidencia de Brasil en 2011, lo que, según la fiscalía, se trataba de un medio para “escamotear el mecanismo de compraventa de la influencia” que el exmandatario mantenía ante entes públicos brasileños y gobiernos extranjeros.

El abogado de Lula negó que el exmandatario tuviera cualquier interferencia en las decisiones del banco de fomento y reiteró que los discursos que realizó una vez que dejó la Presidencia, pagados por Odebrecht, eran legales y estaban documentados.

Sobre las otras denuncias, el letrado anunció que la defensa de Lula intentará impugnar al juez Sergio Moro, que ha centralizado las denuncias de corrupción en Petrobras, y a los fiscales, por entender que son parciales.

Martins acusó al juez Moro de haber “violado las garantías constitucionales” de Lula cuando el pasado marzo ordenó llevarle a la fuerza a una comisaría para someterle a un interrogatorio.

También recordó que, días después, el juez publicó una serie de conversaciones telefónicas entre Lula y la entonces presidenta Dilma Rousseff, de familiares y de los abogados del exmandatario.

La defensa también cuestionó que la corte de Curitiba tenga jurisdicción para juzgar las denuncias contra Lula relativas al caso Petrobras, puesto que los supuestos ilícitos investigados habrían ocurrido en Sao Paulo. EFE

Publicidad