Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Intelectuales y activistas del mundo respaldan a CONAIE

La sede de la Conaie en Quito. Foto de El Universo.

Además del premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel y del profesor Boaventura de Sousa Santos, más de 450 intelectuales y activistas han manifestado su solidaridad con la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) y han pedido al gobierno Ecuatoriano, por medio de una carta, retroceder en la decisión de revertir el comodato del edificio sede de la Conaie. 


Publicidad

Piensan que la medida constituye “una falta de respeto a la memoria y la historia de una organización a la que el Ecuador le debe luchas democráticas y transformaciones sociales extraordinariamente profundas y positivas”. Por cuanto consideran que es una medida injustificada y un acto de “sectarismo”.

Entre los firmantes se encuentra Eduardo Galeano, uno de los escritores más reconocidos de América Latina, así como Elmar Altvater, Eric Toussaint, Francois Houtart y muchos otros extranjeros. Firman también Alberto Acosta, Alexandra Kennedy Troya, Felipe Burbano de Lara, Eduardo Kigman, Carmen Fernández Salvador o Pablo Ospina, entre los ecuatorianos.

CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE DE ECUADOR, RAFAEL CORREA DELGADO

Señor Presidente Constitucional del Ecuador

Rafael Correa Delgado

Presente.-

Quienes suscribimos esta carta recibimos sorprendidos la noticia de que el gobierno del Ecuador decidió revocar el convenio de comodato establecido en el año 1991 para el uso del edificio de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, CONAIE. A nuestro juicio es evidente que las razones aducidas (la utilización del local para la rehabilitación de jóvenes con problemas de adicción) no son satisfactorias: un Estado como el ecuatoriano dispone de muchos lugares en mejores condiciones y ubicación para semejantes tareas. La medida carece de justificación.

Más que un acto de retaliación esto constituye una falta de respeto a la memoria y la historia de una organización a la que el Ecuador le debe luchas democráticas y transformaciones sociales extraordinariamente profundas y positivas. Más que un acto administrativo sin intención política, parece una prueba de sectarismo muy  preocupante. Más que un acto aislado, parece el más reciente incidente de una sucesión de episodios de intolerancia hacia la crítica de diferentes movimientos sociales del más variado tipo.

En nuestra opinión, su gobierno no necesita semejantes exabruptos y pierde autoridad moral con esta lógica de afirmación de fuerza y de intimidación. No es tarde para rectificar. Sería un acto valeroso de inteligencia política y de generosidad de su parte si diera una prueba contundente de reconocimiento a las históricas gestas liberadoras de la más grande de las organizaciones de los pueblos y nacionalidades indígenas del Ecuador. Los pueblos de nuestra América y las fuerzas progresistas del mundo entero no olvidan esa gloriosa historia. Usted tampoco debería ignorarla.

Lista completa de firmantes.