Ecuador. Domingo 11 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Investigan por enriquecimiento ilícito a Alex Bravo, exgerente de Petroecuador

Alex B., será trasladado a Unidad de Flagrancia de la @FiscaliaEcuador para que rinda su versión libre y voluntaria, según ha tuiteado la Fiscalía.

Quito, (EFE).- La investigación judicial contra el exgerente de la empresa estatal ecuatoriana Petroecuador Alex Bravo, detenido por presunto tráfico de influencias en mayo, se amplió hoy por el delito de enriquecimiento ilícito, informó la Fiscalía General del Estado.

Publicidad

Sobre Bravo pesaban cargos por tráfico de influencias, pero un informe de la Contraloría General del Estado “determina indicios de enriquecimiento ilícito”, ya que un total de 544.184,79 dólares fueron depositados en sus cuentas, sin que se hayan encontrado documentos sobre el origen del dinero, señaló la fuente.

Tras una audiencia de reformulación de cargos celebrada hoy, la jueza de la Unidad Judicial Penal de Pichincha ratificó la prisión preventiva que se le dictó a Bravo, sobre quien también se mantiene la prohibición de enajenar bienes y el bloqueo de sus cuentas bancarias.

Según indicó la Fiscalía en mayo, empresas en las que trabajaban familiares de Bravo resultaron beneficiadas con 142 contratos suscritos con la petrolera ecuatoriana.

Durante el paso de Bravo por la petrolera, “una empresa de servicios habría obtenido 85 contratos, uno de ellos por 35 millones de dólares” y agregó que en esa firma “trabajaban cinco familiares” del ahora detenido, entre hermanos y primos, señaló entonces el Ministerio Público.

Otra empresa “habría accedido a 57 contratos, uno de estos con la Refinería Estatal Esmeraldas. En esta empresa trabaja la hermana y el padrastro del imputado. Este último, además, sería director de empresas constituidas en Panamá a nombre” del exdirectivo de Petroecuador, señaló.

Además, un tercer grupo de empresas ha sido proveedor de Petroecuador entre 2014 y 2016, “por montos superiores a los 85 millones de dólares”, indicó el organismo entonces, sin precisar la eventual relación de personas allegadas al investigado con el citado grupo.

El fiscal formuló cargos por su presunta participación en tráfico de influencias al considerar que durante su gestión en la petrolera habría participado en procesos precontractuales y actos administrativos “que estarían vinculados de forma directa a empresas en las que son accionistas o trabajan sus familiares”.

Según él, el detenido habría supuestamente orientado algunas de sus acciones “a utilizar el patrimonio y los recursos de Petroecuador a favor de terceros relacionados con él por vínculos familiares y de amistad”.

Bravo ingresó el 1 de junio de 2006 a Petroecuador, donde ocupó diferentes cargos hasta ser gerente general de la compañía estatal, que dejó el 14 de abril del 2016, señaló la Fiscalía. EFE (I)

Publicidad