Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Fonseca confiesa que siempre quiso darse un gusto con una orquesta

MEXICO (AP) — Desde que Fonseca compuso la canción “Paraíso” para la banda sonora de “Paraíso Travel” (2008), se imaginó que sonaría mejor con una orquesta sinfónica. Este año, finalmente, pudo ver su deseo cumplido con el álbum “Fonseca Sinfónico“.


Publicidad

“La música es para divertirse y para buscar esa sensación que me mueva el piso y que me conecta y que es puro feeling”, dijo el cantante colombiano en una entrevista reciente desde Miami. “Este es un proyecto que está hecho de la manera más natural e intuitiva del mundo”.

“Los arreglos de este sinfónico, más allá de lo clásico, son muy cinematográficos”, añadió. “La persona que los hizo es Juan Andrés Otárola. Él estudió film scoring (musicalización de películas) en Los Ángeles”.

La idea para el disco, que salió a finales de julio en formato físico y digital, surgió luego de una serie de conciertos con la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia en 2013, con la que Fonseca sintió “una gran química” que quiso plasmar en un disco.

“Creo que es la mejor manera de hacer alguna recopilación de lo que hasta ahora han sido las canciones más importantes de mi carrera y de mi historia”, expresó el músico.

El álbum también incluye sonidos mariachi y de música llanera, en la canción “Prometo”, y además marca el debut de Fonseca en inglés, con versiones de los clásicos “What a Wonderful World” y “Angel Eyes”.

“Quise aprovechar la situación y darme un gusto con ese privilegio que tenía de grabar con una orquesta sinfónica, que es algo que pocas veces le pasará a uno en la vida. ¿Y por qué no hacer una cosa así y arriesgarme y meterme en un contexto musical completamente diferente?”, dijo el ganador de dos Latin Grammy. “La gente se ha sorprendido, pero se ha sorprendido de una manera muy positiva”.

Una de las curiosidades es que el orden de las canciones es cronológico, desde las piezas de su álbum “Corazón” de 2005 a “Ilusión” de 2011. Todas fueron grabadas en Bogotá en el auditorio de la Universidad Jorge Tadeo Lozano con más de 80 músicos, aunque sin público para evitar interrupciones.

“Lo grabamos en bloque, todo mundo en un mismo lugar. Hicimos tres tomas de cada canción y la mejor toma fue la que quedó. Ahí no hay regrabaciones de nada, es completamente en vivo lo que se grabó”.

El ingeniero de sonido argentino Eduardo Bergallo, más conocido por los “11 episodios sinfónicos” de Gustavo Cerati, estuvo a cargo de la grabación, la mezcla y la masterización.

“A mí el sinfónico de Cerati siempre me ha encantado. Busqué los créditos y vi que era Eduardo Bergallo … Afortunadamente le encantó el proyecto y se fue para Bogotá”, dijo Fonseca. “Con Eduardo la experiencia ha sido muy bonita porque él ha sido muy generoso con sus comentarios hacia mí, y hacia la manera de cantar y de afrontar este proyecto”.

El belga Paul Dury, director de proyectos especiales de la orquesta, estuvo al frente de los músicos.

“Paul es un director que se ha arriesgado a fusionar ritmos folklóricos, digamos, con orquestas sinfónicas … Tiene un espectro muy grande dentro de su cabeza para recibir mucha información que no solamente sea clásica. Fue un privilegio muy grande y supo manejar la sinfónica como había que manejarla”, señaló Fonseca.

“Fonseca Sinfónico” fue certificado platino a la semana de lanzarse en Colombia y llegó a los primeros puestos de popularidad en cinco países de Latinoamérica.

“(Este) no es un álbum que sales a promocionar a la radio con un sencillo; es un álbum que tiene un camino diferente y por eso todavía me sorprende más, porque ha agarrado vuelo propio en muy poco tiempo”, destacó el cantante.

Viene acompañado de un DVD dirigido por el colombo-alemán Christian Schmid Rincón, quien había trabajado en el video de Fonseca de “Si te acuerdas de mí”.

“En el tema audiovisual lo que tratamos mucho fue que cubriera lo que estaba pasando ahí. Son casi 100 músicos en un lugar”, dijo”. “Cubrir absolutamente todo lo que pasa es imposible, pero eso fue lo que tratamos, por eso se hizo a 10 cámaras”.