Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Los partidos españoles aceleran la campaña en la recta final

Los partidos políticos españoles multiplicaron este lunes sus actos electorales al entrar en la recta final de la campaña para las elecciones del próximo domingo, en las que los sondeos son unánimes al pronosticar una amplia victoria del opositor Partido Popular (PP, centroderecha).


Publicidad

La contundencia de las encuestas, que vaticinan al PP de Mariano Rajoy entre 184 y 194 escaños en un Congreso de los Diputados de 350 asientos -la mayoría absoluta es 176- ha obligado al candidato del gobernante PSOE a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, a redoblar sus intervenciones para intentar recortar distancias y convencer a los indecisos.

De cumplirse los pronósticos, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que gobierna España desde 2004 con José Luis Rodríguez Zapatero al frente del Ejecutivo, puede cosechar su peor resultado, que algunas encuestas, como la publicada por el diario ‘El País’ sitúan en tan solo 112 escaños frente a los actuales 169.

Rubalcaba, que aceptó ser el cabeza de lista socialista tras la renuncia de Zapatero a concurrir a un tercer mandato, inauguró hoy una nueva modalidad de acto electoral, con mítines pequeños, en los que ha pedido “un esfuercito” final.

En Betanzos, un pueblo próximo a La Coruña, en la región de Galicia (noroeste de España), eligió para uno de estos minimítines un mesón típico.

Acompañado por el ministro de Justicia y cabeza de lista por esta provincia, Francisco Caamaño, el aspirante socialista justificó la convocatoria en que se trata de un “caso de urgencia” para movilizar al máximo posible de votantes, porque las elecciones del próximo domingo son las más importantes desde 1977.

“Dales caña”, le pidió una lugareña. “Yo me encargo de la caña y tú de convencer a unos cuantos vecinos para que me voten”, le respondió Rubalcaba, empeñado en movilizar a la parte del electorado socialista más decepcionado con el Gobierno, que podría optar por abstenerse.

“La indiferencia no construye nada y, en todo caso, le da el triunfo a la derecha”, repite el candidato socialista, que ha sido vicepresidente del Gobierno con Zapatero, además de ministro del Interior y portavoz del Ejecutivo.

Su principal rival y gran favorito, según las encuestas, el líder del PP, Mariano Rajoy, afronta el tramo final de la campaña desde otra perspectiva muy distinta.

En la ciudad de León, el candidato ‘popular’ dejó entrever hoy la posibilidad de que en su eventual gobierno estén profesionales de prestigio sin trayectoria política.

Durante una breve conversación informal con periodistas, el líder del PP no ha confirmado ni desmentido la presencia en ese hipotético Ejecutivo del consejero del Banco Central Europeo (BCE) José Manuel González Páramo.

El economista se ajusta al perfil de profesional de reputación sin pasado en la política, pero Rajoy no ha dado más pistas sobre su inclusión, a la que apuntaron hoy algunos medios españoles.

A diferencia de Rubalcaba, Rajoy no cambiará la programación de su campaña, desde la que sigue la evolución de la crisis de la zona euro y de los mercados financieros que hoy han vuelto a castigar a la prima de riesgo española, que batió un nuevo récord al cerrar en 432 puntos básicos.

Pese a los cambios políticos en Italia y Grecia, los inversores optaron por reducir sus posiciones en renta variable, con lo que la Bolsa española cayó un 2,15 %, y se deshicieron de deuda de los países periféricos de la UE, provocando que la rentabilidad del bono español a 10 años cerrara en un interés del 6,11 por ciento.

Según Rajoy, a España le ha venido bien que haya elecciones y que se prevea un cambio político, porque de no haber sido así, podría haberse visto abocado a una situación similar a la de Italia.

Aunque no cree que será del todo suficiente un cambio de Gobierno para mejorar las circunstancias que aún rodean a España, que sigue pagando más de lo habitual por su financiación, sí considera que será un paso adelante para que la economía española recupere una posición saneada en el contexto internacional.

Los otros partidos también aceleraron el ritmo de la campaña en esta recta final, pero sus expectativas están muy alejadas de las de las dos formaciones mayoritarias, que en la actual legislatura acaparan el 92 por ciento de escaños del parlamento.

Las encuestas vaticinan una subida de las formaciones minoritarias, entre ellas Izquierda Unida, y la presencia en el parlamento central español de la coalición vasca Amaiur, creada para estos comicios y de tendencia independentista. EFE