Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rajoy, nuevo presidente de España

MADRID (AP) — Los españoles dieron el domingo una aplastante victoria al centroderechista Partido Popular y a su líder Mariano Rajoy para gobernar el país durante los próximos cuatro años y gestionar la peor crisis económica y de empleo de su historia reciente.


Publicidad

“No va a haber milagros, no los hemos prometido. Para nadie es un secreto que vamos a gobernar en la más delicada coyuntura en que se haya encontrado España en los últimos 30 años”, dijo Rajoy en su primera valoración.

“No habrá para mí otros enemigos que el desempleo, el déficit, la deuda excesiva, el estancamiento económico y todo aquello que mantiene a nuestro país en estas críticas circunstancias”, agregó.

El de Rajoy fue la crónica de un triunfo anunciado. Y además vino acompañado de una debacle sin precedentes del gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que perdió cuatro millones de votos con respecto a 2008 y cosechó su peor resultado en la era democrática inaugurada tras la muerte del dictador Francisco Franco en 1975.

El desempleo del 21,5% tiene a casi 5 millones de personas desocupadas en el país. La economía se estancó en el tercer trimestre de 2011 y amenaza con volver a la recesión, mientras que la crisis que asola al euro y la presión sobre la deuda ibérica siguen teniendo a España como candidato a un rescate financiero similar al de Grecia, Irlanda y Portugal.

Los sondeos anticipaban desde hace semanas la victoria del PP y un castigo al socialismo en las urnas por la gestión de la crisis económica.

Y no se equivocaban.

El presidente electo de España, Mariano Rajoy, al votar el domingo.

Con el 99% del escrutinio, y a falta de contabilizar el voto por correo, el PP obtuvo 186 de los 350 escaños de la cámara baja, lo que le garantiza una holgada mayoría absoluta para gobernar en solitario.

El socialismo, que encabeza el candidato Alfredo Pérez Rubalcaba, tocó suelo en 110 escaños, casi 60 menos de los que tenía hasta el momento, y regresa a la oposición ocho años después.

La diferencia entre los dos grandes partidos fue de 16 puntos en porcentaje de votos.

“Hemos perdido claramente las elecciones”, señaló Rubalcaba. “Aun así hemos recibido la confianza y el voto de siete millones de ciudadanos. Nos han dado este apoyo en unas circunstancias especialmente difíciles para la sociedad española y para quienes hemos tenido la responsabilidad de gobernar durante los años de la peor crisis económica que hemos conocido”.

Rajoy, que perdió ante el presidente saliente José Luis Rodríguez Zapatero en 2004 y 2008, logró la presidencia del gobierno en su tercera tentativa.

Y lo hizo con el mejor resultado electoral del PP en toda su historia tras los 183 escaños logrados por el ex presidente José María Aznar en las elecciones del 2000.

Miles de personas se congregaron en la sede nacional del PP en la calle Génova de Madrid para celebrar la victoria ondeando banderas con los colores azules de la formación.

Rajoy saludó a sus seguidores y prometió ponerse a trabajar inmediatamente para preparar el traspaso de poderes antes de asumir la presidencia a mediados de diciembre.

“Estamos ante uno de esos cruces de caminos que van a determinar el futuro de nuestro gran país, no ya en los próximos años, sino en las próximas décadas”, señaló Rajoy.

Alfredo Pérez Rubalcaba, derrotado candidato del PSOE.

La abstención fue ligeramente superior a la anterior cita electoral de 2008. La participación se situó en el 71,7% de los 35,7 millones de españoles llamados a las urnas, un 2% menos que hace tres años.

Uno de los principales beneficiados del hundimiento socialista fue la formación comunista Izquierda Unida, que logró 11 escaños, nueve más que en el 2008.

En el resto de pequeñas partidos que completan el mapa de representación parlamentaria en el Congreso de los Diputados destacó el ascenso de la formación nacionalista catalana Convergencia i Unió (CiU), que subió de 10 a 16 escaños.

La decisión de la organización separatista vasca ETA de abandonar la violencia, anunciada el pasado 20 de octubre, tuvo su eco en los resultados de la coalición proindependentista vasca Amaiur, que irrumpió en el parlamento español con siete representantes.

En las elecciones del domingo se renovaron más de dos tercios del Senado. El PP también arrasó en la cámara alta.

Con el 97% del voto escrutado, los populares obtenían 136 senadores por 48 del PSOE.