Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Acusados del 11-S eluden responder a las preguntas del juez

Los cinco acusados de los atentados del 11-S, entre ellos el supuesto cerebro de los ataques de 2001, Jalid Sheij Mohamed, eludieron responder a las preguntas del juez en una comisión militar llena de retrasos, interrupciones y detalles por discutir.


Publicidad

Uno por uno, comenzando por Sheij Mohamed, los reos se negaron a contestar a las preguntas del juez militar James Pohl, al que ignoraron de manera desafiante en una vista que dedicaron durante la mañana a leer el Corán, revistas o rezar dentro de la sala, en ocasiones de pie y realizando inclinaciones.

La audiencia, que tras siete horas no había llegado a la lectura de cargos, entre ellos el de la muerte de casi 3.000 personas en los atentados de septiembre de 2001, chocó con discusiones sobre detalles que pusieron en evidencia las lagunas de las comisiones militares.

Primero la defensa protestó por la traducción, que pasó de simultánea por auriculares a consecutiva por altavoces, con las consecuentes dificultades para agilizar el proceso, lo que creó una atmósfera aún más caótica.

David Nevin, abogado civil de Sheij Mohamed, dijo que su cliente “está muy decepcionado por la imparcialidad que proveen estas comisiones militares”, por lo que “eligió no hablar” si el tribunal se dirigía a él.

Del mismo modo se pronunció el abogado militar de Al Hawsawi, supuesto responsable de la financiación de los atentados, quien quiso hacer constar en acta sus “grandes reservas por la dificultad” que han encontrado para realizar su trabajo debidos a las limitaciones legales de esta fórmula legal creada por George W. Bush.

Ninguno de los cinco acusados respondió cuando se les preguntó si aceptaban la representación de la defensa militar y civil elegida para este caso, que comenzó a prepararse en 2007, y que se suspendió con la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca y se reformuló de nuevo para evitar servirse de testimonios obtenidos bajo tortura.

El único que alzó la voz fue Ramzi bin al Shibh, quien supuestamente iba a ser uno de los pilotos del vuelo United 93 que se estrelló en Pensilvania, pero que no consiguió visado para ingresar en Estados Unidos.

“Tal vez no nos vuelvan a ver aquí nunca más. Nos quieren matar en los campos (de la prisión) y harán que parezca un suicidio”, gritó Al Shibh en inglés, al tiempo que fue llamado al orden por el juez Pohl.

Los acusados llegaron por separado, rodeados por tres guardias de la prisión para que no hablaran entre ellos, aunque en varias ocasiones los Sheij Mohamed, Walid bin Attash, Bin al Shibh, Ammar al Baluchi (Ali Abd al Aziz Ali) y Mustafa al Hawsawi hablaron.

Sheij Mohamed, uno de los presos de más valor de Guantánamo y que presuntamente pasó tres años en cárceles clandestinas en las que fue torturado antes de llegar a la prisión, vestía una túnica, lucía una larga y espesa barba pelirroja y se colocó un turbante en medio de la sesión.

Bin Attash, exguardaespaldas de Osama bin Laden y que perdió una pierna en Afganistán, llegó atado en una silla de ruedas y le fue colocada la prótesis después, mientras que los otros reos leían el Corán o colocaban sus esteras de rezo en la moqueta de la sala de “Campo Justicia”.

El defensor militar de Bin Attash, el capitán de la Fuerza Aérea Michael Schwartz, recordó que su cliente estaba restringido por correas porque no está de acuerdo con este proceso y no quería asistir y aseguró que “su comportamiento fuera del tribunal es reflejo de los problemas que tiene por el tratamiento en los campos de la prisión desde hace de 12 a 18 meses”.

Las estrictas medidas de seguridad de la cárcel de Guantánamo, en la que aún quedan 169 presos, volvieron a ser tema de discusión para los miembros de la defensa que se quejan de los traumas que ha causado la reclusión en sus clientes, al tiempo que no pueden ejercer con libertad las comunicaciones privadas.

Cheryl Borman, abogada civil de Bin Attash, que vestía una abaya (túnica negra que cubre cabeza y cuerpo) pidió a las mujeres de la Fiscalía que vistieran de manera recatada por respeto a los acusados musulmanes. Dos de las fiscales vestían falda y tacones.

La entrada de Sheij Mohamed al tribunal fue recibida con una luz roja en toda la sala y la supresión del sonido para la prensa invitada, que recibe audio de la sesión con 45 segundos de retraso para proteger información secreta.

Así las cosas, el juicio propiamente dicho contra el autor intelectual del 11-S y sus cómplices no parece pulir sus aspectos técnicos, desde las instancias para recurrir o sobre cómo ejecutar una eventual pena de muerte.

Algunos de los expertos presentes en la base de Guantánamo creen que tras casi seis años que llevan los presos en esta base, aún no se ve un horizonte temprano para juzgar a los responsables de los atentados más graves de la historia estadounidense.

 

Cabecilla del 11/Sept. vuelve ante juez en Guantánamo

El autoproclamado autor intelectual de los atentados del 11 de septiembre del 2001 compareció el sábado en público, junto con cuatro supuestos cómplices, por primera vez en más de tres años, en el comienzo de un segundo intento de las autoridades estadounidenses por juzgarlo.

Algunos expertos anticipan que la batalla legal culminará con una condena de muerte para los acusados.

Khalid Sheikh Mohammed y los coacusados se presentaron en un tribunal militar en la Base Naval estadounidense en Guantánamo, el cual les notificó los cargos, que incluyen el homicidio de 2.976 personas en el peor atentado terrorista que se haya cometido en territorio estadounidense.

Anteriormente, durante el fracasado primer intento por enjuiciarlos en la base militar estadounidense en Cuba, Mohammed se burló del tribunal y dijo que él y los coacusados se declararían culpables y recibirían con agrado una pena de muerte. Pero hubo señales de que al menos parte de los grupos de abogados se preparaba para una extensa lucha, planeando la forma de desafiar a los tribunales militares y el secretismo que envuelve al caso.

La comparecencia es “solamente el inicio de un juicio que tomará años en concluir, seguido por años de revisión de apelaciones”, dijo el abogado James Connell, que representa al acusado Alí Abd al-Aziz Alí, en declaraciones a los reporteros que se reunieron en la base para seguir la audiencia.

“No puedo imaginar un escenario en el que esto se resuelva en seis meses”, agregó Connell.

Los acusados ante lo que se conoce como una comisión militar por lo general no presentan un alegato durante su comparecencia. En vez de eso, el juez lee los cargos, se asegura que los acusados entiendan sus derechos y posteriormente habla sobre asuntos del proceso. Los abogados de los detenidos dijeron que se les ha prohibido por reglas de secretismo revelar las intenciones de sus clientes.

Jim Harrington, un abogado civil de Ramzi Binalshibh, un preso yemení que dijo durante una audiencia sentirse orgulloso de los ataques del 11 de septiembre de 2001, indicó que no cree que ninguno de los acusados se declare culpable, a pesar de sus declaraciones previas.

Jason Wright, capitán del ejército y uno de los abogados de Mohammed asignado por el Pentágono, se negó a hablar sobre el caso.