Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Republicanos, cerca de obtener la mayoría en el Senado de EEUU

Cuando faltan cuatro días para las disputadas elecciones legislativas de Kentucky, Mitch McConnell, líder de la minoría republicana en la cámara baja y senador por el estado desde hace 30 años, hace una exhortación final para que voten por él durante una escala de campaña en Lexington, Kentucky, el viernes 31 de octubre de 2014. (Foto AP/J. Scott Applewhite)

WASHINGTON (AP) — Una fuerte ofensiva republicana arrebató escaños senatoriales a los demócratas en Arkansas, Dakota del Sur y Virginia Occidental, lo que impulsa su objetivo de tomar el control de la cámara alta y buscar una mayoría más fuerte en la Cámara de Representantes, en unas elecciones cuyos resultados seguramente le complicarán a Obama sus últimos dos años en la presidencia.


Publicidad

El líder del partido, Mitch McConnell, despachó a su retadora demócrata Alison Lundergan Grimes en Kentucky tras una campaña en que se invirtieron 78 millones de dólares en publicidad negativa. Los electores están “hambrientos de un nuevo liderazgo. Quieren una razón para tener esperanza”, dijo McDonnell, que debe convertirse en líder de la mayoría en el Senado si su partido toma el control de la cámara alta.

Obama estaba en la Casa Blanca mientras los electores cambiaban la composición del Congreso para sus últimos dos años en la presidencia. En momentos que los legisladores se alistan para convocar a una sesión postelectoral la próxima semana, Obama invitó a los líderes legislativos a una reunión el viernes.

El senador Mark Pryor, de Arkansas, es el primer titular demócrata en perder, ante el representante Tom Cotton. La representante Shelley Moore Capito ganó para los republicanos un escaño al Senado por Virginia Occidental, la primera victoria de su partido desde 1956. El senador Thad Cochran, casi destronado por un retador del Tea Party anteriormente este año, ganó un séptimo período en Mississippi. Y el ex gobernador Mike Rounds triunfó en Dakota del Sur para arrebatar otro escaño a los demócratas.

Los gobernadores de Nueva York y California, estados grandes de inclinación demócrata, se postulaban a la reelección, y retadores se enfrentaban a titulares republicanos en Wisconsin, Florida y Pennsylvania, carreras reñidas entre las 36 para gobernador en todo el país.

Los electores de 41 estados también zanjaron temas que iban desde las leyes sobre armas de fuego, la legalización de la marihuana y el salario mínimo. Los habitantes de Maine decidieron de una vez por todas una propuesta para prohibir a los cazadores de osos usar cebos, perros o trampas.

Las elecciones se realizaron contra un fondo de insatisfacción tanto con Obama como con los líderes republicanos del Congreso. Más de 4 de cada 10 electores entrevistados después de votar desaprueban la gestión tanto de Obama como del Congreso, según los resultados preliminares de encuestas realizadas para la AP y cadenas de televisión.

Casi dos tercios de los electores entrevistados dijo que el gobierno anda por mal camino. Sólo 31% dijo que el gobierno marchaba por el camino debido.

El aspecto principal de estos comicios legislativos, en la segunda mitad del último período presidencial de Obama, es la batalla por el control del Senado y la capacidad de fijar la agenda legislativa.

Los republicanos necesitan ganar seis escaños para tener la mayoría, por primera vez desde 2006, y con ello más poder para fijar la agenda durante los últimos dos años de Obama en la Casa Blanca.

El gran número de carreras reñidas, combinado con la probabilidad de segundas vueltas en Luisiana y Georgia, presenta la posibilidad de que ninguno de los dos partidos pueda reclamar la victoria el miércoles, el día siguiente de la jornada electoral.

Había 36 carreras por el Senado, aunque la mayor atención se centró en menos de una codena, que atrajeron millones de dólares en anuncios políticos en un ciclo electoral que se calcula ha costado más de 4.000 millones de dólares.

Los republicanos eran los favoritos para ganar al menos tres escaños en el Senado, por estados en que los titulares demócratas han decidido retirarse, en Montana, Dakota del Sur y Virginia Occidental, esta última carrera ganada por Capito.

Entre los senadores titulares, Mark Pryor enfrentaba un fuerte reto en Arkansas, al igual que Kay Hagan en Carolina del Norte y Mark Begich en Alaska, todos estados que Obama perdió en 2012.

Según la Comisión Federal Electoral, más de 500 grupos reportaron haber realizado gastos de campaña independientes hasta el lunes. La mayor parte de la atención fue a grupos establecidos por los partidos políticos, sus aliados u otros intereses.