Ecuador. Viernes 9 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Hablar y escribir de maquillaje

Ana María López Jijón
Quito, Ecuador

¿Qué hace cuando sus dos hijas le hablan de política, economía, sociología, moda, derechos humanos, literatura, deportes?

Pero, sobretodo, ¿qué hace cuando sus hijas le quieren contar cómo se sienten? Si alguna vez -me invento- a una de ellas un compañero le hizo sentir menos, como si su opinión no fuera importante, y llegó llorando a la casa, ¿qué hizo él, su papá? ¿Le escuchó, le limpió las lágrimas y le dijo que sea fuerte?

Publicidad

No sé. Nunca voy a saber. Nadie más que ellas dos pueden saber cómo es ser hija el actual presidente del Ecuador.

Un presidente que la noche del martes le recomendó a otra candidata -una de la oposición, obvio- que mejor hable de maquillaje y no de economía al no ser una materia que domina.

“Yo de asesor de Cynthia Viteri le diría, vea, no hable de economía, por favor, hable de cualquier cosa, de maquillaje pero no de economía. Da vergüenza ajena”, comentó el presidente como si fuera una conversación informal y no una rueda de prensa con los medios de comunicación, transmitida en vivo.

Cuando escuché el comentario, mi corazón empezó a latir con mucha fuerza. En menos de un minuto repetí mil veces esa parte de la transmisión. Abrí un nuevo post y transcribí esas palabras. Sabía que esa noticia tenía que publicar esa misma noche.

Y eso hice. Está aquí: “Correa dice que Cynthia Viteri debería ‘hablar de maquillaje pero no de economía’”

Después de escribir y reescribir y revisar y corregir y publicar, me recosté un poco sobre el escritorio. Y pensé en las dos hijas del presidente.

¿Qué pensaran ellas al saber que su papá opina, en vivo, que la única candidata (quien también es abogada y asambleísta) a la presidencia del Ecuador debería hablar únicamente de maquillaje y no de economía?

Una de ellas publicó recién una serie de columnas en el diario El Telégrafo donde analiza una forma “científica” para descalificar a la democracia. Su papá, orgulloso, hizo eco de todos los editoriales en su cuenta de Twitter.

Si ella, una estudiante de ciencias políticas becada por el Gobierno francés, habría escrito algo que le parecía falso a su papá, ¿el presidente del Ecuador también le hubiera recomendado que mejor escriba sobre maquillaje?

Publicidad