Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Secom anuncia acciones penales contra el diario La Hora

La Secretaría de Comunicación ha informado que acudirá a la Fiscalía para denunciar la publicación en el diario La Hora de un conjunto de fotografías sobre el asesinato de dos miembros de la comunidad waorani, presuntamente cometido por una tribu de taromenanes. La SECOM alega que La Hora ha cometido al menos dos delitos penales al publicar dichas fotografías: difundir  ideas basadas en la superioridad o en odio racial, e incitar al odio o al desprecio contra una o más personas en razón de su raza.


Publicidad

Ambos delitos se sancionan con prisión de seis meses a tres años.

El anuncio ha sido hecho esta tarde en la página web de la SECOM en la que se alega que “las fotos publicadas en la edición del jueves 4 de abril de 2013, son morbosas y degradantes”.

El Ministerio de Justicia también anunció en su cuenta de Twitter que pedirá un “Acto Urgente a la Fiscalía” para que recabe las imágenes y el artículo del diario La Hora, del que, dijo, puede incitar al “odio” en contra de las comunidades.

La Secretaría además llama a los medios de comunicación a actuar “responsablemente” y hace un llamado para que “las organizaciones sociales -cuya misión es proteger los derechos humanos, especialmente a las encargadas de velar por los derechos de los pueblos y nacionalidades indígenas- a que condenen moralmente este tipo de actuaciones por parte de los medios de comunicación; que exijan la reparación integral de todos los daños materiales e inmateriales que ha causado la difusión de estas fotografías; y, finalmente que soliciten a diario La Hora una disculpa pública por el trato cruel, inhumano y degradante que ha dado a las víctimas de este hecho y a sus familiares“.

Alega el artículo 13, numeral 5, de la Convención Americana de Derechos Humanos, CADH, en referencia a la apología del odio o incitación a la violencia”, y lamenta “que existan mercaderes de la desgracia humana que quieren lucrar incluso de la muerte y de la violencia sin el menor escrúpulo. De igual forma, resulta indignante para la ciudadanía ecuatoriana que estas personas pretendan que los consideremos periodistas. El periodismo encierra una noble misión que también conjuga respeto y responsabilidad”.