Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Embajadora de Ecuador y Defensora del Pueblo español hablaron sobre migrantes

La embajadora designada de Ecuador en España, Aminta Buenaño, se reunió este miércoles en Madrid con la Defensora del Pueblo español, María Luisa Cava de Llano y Carrió, con quien abordó diversos asuntos relacionados con la colectividad ecuatoriana en ese país.


Publicidad

La sede diplomática ecuatoriana informó del encuentro entre Buenaño y Cava de Llano en un comunicado, en el que recordó que con alrededor de 360.000 personas, la comunidad de Ecuador es la mayor entre todas las latinoamericanas en España.

Escritora, periodista y hasta ahora asambleísta, Aminta Buenaño fue designada hace un mes por el presidente Rafael Correa, como nueva titular de la misión diplomática en España, donde próximamente asumirá sus funciones oficiales.

La nueva embajadora llegó el pasado lunes a Madrid acompañando al canciller Ricardo Patiño, que con una visita de dos días inició en España una gira por siete países de Europa y Asia.

El comunicado de la embajada señala que en su visita a la Defensora del Pueblo español, Buenaño expresó su satisfacción por encontrarse en un país como España, al que le unen estrechos vínculos.

Se interesó, además, por la situación de los migrantes ecuatorianos y el papel de la Defensoría española del Pueblo en la tutela de sus derechos.

Cava de Llano le manifestó que uno de los motivos más frecuentes por los que acuden los migrantes a su institución es la demora en los trámites de obtención de la nacionalidad España.

También lo hacen ante las graves situaciones familiares derivadas de la crisis económica, especialmente por el problema de las deudas hipotecarias cuyo impago por la pérdida de puestos de trabajo suele desembocar en el embargo de viviendas.

La Defensora del Pueblo de España, añade la nota, explicó a la embajadora que otro aspecto que se sigue con especial atención, para evitar eventuales abusos, es el de los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIES), espacios no penitenciarios que facilitan la expulsión de las personas en situación irregular.

Asimismo se refirió a la violencia de género, recalcando que desde hace varios años se ha conseguido que las migrantes con documentación irregular no sean expulsadas al denunciar cualquier tipo de violencia familiar, y puedan sentirse libres y sin temor para hacerlo. EFE