Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Revelan que el copiloto Lubitz ensayó el suicidio en otro vuelo

Andreas Lubitz

PARÍS (AP) — El copiloto del vuelo 4525 de Germanwings intentó hacer un descenso controlado en otro vuelo con destino a Barcelona la mañana del 24 de marzo, sólo dos horas antes de estrellar intencionalmente el avión A320 en una montaña cuando regresaba a Alemania, indicaron este miércoles investigadores franceses.


Publicidad

Las autoridades siguen armando el rompecabezas del por qué Andreas Lubitz, quien sufría de depresión y tendencias suicidas, estrelló deliberadamente el avión contra los Alpes franceses en el vuelo de vuelta de Barcelona a Dusseldorf. Las 150 personas que iban a bordo del avión fallecieron.

La información más reciente sobre el segundo avión parece apoyar la idea de que el incidente no sólo fue deliberado sino premeditado, y hace surgir preguntas sobre todos los vuelos donde Lubitz iba en la cabina.

El copiloto parecía estar manipulando la programación del avión en un vuelo el 24 de marzo de Duesseldorf a Barcelona. Los datos de la cabina muestran que Lubitz programó la nave para hacerla descender drásticamente varias veces en un periodo de cuatro minutos y medio durante los cuales el piloto también pareció haber salido de la cabina durante ese vuelo, señaló en un informe la agencia de investigación aérea, conocida como BEA.

En el avión siniestrado, las autoridades han dicho que Lubitz se encerró en la cabina y estrelló la nave cuando regresaba a Dusseldorf.

El documento de 30 páginas publicado hoy es sólo un informe preliminar. La BEA dijo que seguirá revisando los “fallos sistemáticos que puedan haber llevado a este accidente o sucesos similares”.

Las pesquisas, señalaron los investigadores, se centran en “el equilibrio actual entre la confidencialidad médica y la seguridad aérea”, y en los “compromisos” realizados en seguridad tras los atentados del 11 de septiembre de 2011 en Estados Unidos, especialmente en los sistemas de bloqueo de las puertas de cabina.

El portavoz de Lufthansa Helmut Tolksdorf señaló por teléfono desde Fráncfort que la aerolínea no había tenido tiempo para analizar los nuevos datos proporcionados por las autoridades francesas, y no tenía previsto hacer comentarios a corto plazo. Lufthansa es propietaria de Germanwings.

En el primer vuelo hacia Barcelona, poco después de que el piloto salió, la función “altitud seleccionada” cambió repetidamente, incluso varias veces hasta la selección más baja de 30 metros (100 pies) de altura. El reporte señala que Lubitz también desactivó los motores, lo que permite al avión descender rápidamente.

Es muy inusual que un piloto repetidamente programe al avión a tan baja altitud sin razón aparente. Sin embargo, el reporte señala que Lubitz lo hizo mientras los controladores aéreos le pedían que bajara gradualmente el avión de 35.000 a 21.000 pies de altura para su aterrizaje programado en Barcelona.

Una gráfica de la BEA mostraba que de hecho el avión no descendió drásticamente mientras Lubitz ajustaba repetidamente los programas, y que los pasajeros y la tripulación posiblemente no se percataron de cambio alguno. (I)