Ecuador. Viernes 2 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Javier Vasconez presenta en Quito su novela ‘Hoteles del silencio’

El escritor ecuatoriano Javier Vásconez en una de sus visitas a Madrid. Foto de Patricio Burbano.

Quito.- Luego de Madrid, Barcelona y Guayaquil, ha llegado la hora de que ‘Hoteles del silencio’ (Pre-textos, 2016) llegue a Quito, la ciudad de las lluvias y de tantas historias inventadas en la literatura de Javier Vásconez. 

Publicidad

Para muchos, Vásconez (Quito, 1946) es un escritor de culto. Ha deslumbrado a sus lectores con obras inolvidables como ‘El viajero de Praga’, ‘La sombra del apostador’ o ‘La piel del miedo’, así como con sus cuentos recogidos fundamentalmente en ‘Estación de lluvia’.

En esta ocasión, nos trae una novela que tiene que ver con los celos y el transitar de una mujer embarazado a lo largo de dos ciudades y de dos hombres. Un libro editado por la prestigiosa ibérica Pre-textos, que se suma a la potente obra de Vásconez y que lo lleva al otro lado del océano.

“Continuando la línea espeluznante empezada en ‘La Piel del Miedo’, con diestro estilo y desde la perspectiva de un narrador potente, Vásconez vuelve a impresionarnos con una novela que renueva la narrativa ecuatoriana”, ha declarado Kevin Wright sobre esta obra.

El lanzamiento será mañana, viernes 18 de noviembre, a las 17h00, en la Librería Mr. Books del Centro Comercial El Jardín. Intervendrá el editor Manuel Borrás, de la Editorial Pre-textos, y la escritora ecuatoriana Mónica Ojeda, además del autor. (I) 

… Y yo había llegado demasiado lejos con aquella joven que una tarde de lluvia vino a pararse con aire precavido delante de la papelería. La miré de reojo mientras se cerraba con manos temblorosas por el frío los botones superiores del abrigo. Estaba apoyada contra el cristal de la puerta, mirando la lluvia que caía sesgada sobre los árboles del parque. Frunció el ceño y miró con curiosidad el interior. Desde afuera, era imposible ver lo que ocurría en la papelería, debido a la violencia con que el agua golpeaba contra la ventana. Su actitud parecía vigilante y un tanto preocupada. ¿De dónde venía?

Publicidad