Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Una historia sexual entre David Cameron y un cerdo, es trending topic en Londres

El primer ministro del Reino Unido, David Cameron, consumió en su juventud marihuana y cocaína y participó en ceremonias sexuales con animales, según asegura un nuevo libro del cual hoy adelanta extractos “The Daily Mail”.


Publicidad

“Call me Dave” (Llámenme Dave), que sale a la venta en octubre, ha sido escrito por el exvicepresidente del Partido Conservador e influyente filántropo Michael Ashcroft, con ayuda de la periodista Isabel Oakeshott, antigua jefa de política de “The Sunday Times”.

Ashcroft, una de las mayores fortunas británicas y el principal donante de los “tories”, reconoce en el prólogo que tiene una cuenta pendiente con Cameron, pues este no le ofreció un cargo que le había prometido antes de ganar las elecciones de 2010, que llevaron al Gobierno de coalición con los liberaldemócratas.

Fuentes cercanas al primer ministro han asegurado que “no se identifica” con la imagen descrita en esta biografía no autorizada, que se realizó tras entrevistar a cientos de personas de su entorno.

En el libro, que a partir de hoy serializa el periódico, se afirma que, cuando estudiaba en la universidad de Oxford, Cameron formaba parte del Flam Club, un grupo cuya razón de ser era fumar marihuana.

Posteriormente, él y su esposa, Samantha, supuestamente tenían cocaína en su casa de Londres, según el libro.

De acuerdo con los autores, en la elitista universidad inglesa era miembro de “la decadente” sociedad Piers Gaveston, que se especializaba en “extraños rituales y excesos sexuales”.

En la ceremonia de iniciación, explican, “tuvo que introducir una parte privada de su anatomía en la boca de un cerdo muerto”.

Los autores explican que cuando su fuente, un diputado, les explicó esta anécdota, se la tomaron a broma. Pero el congresista insistió en dos ocasiones más en que era cierto, dando más detalles y apuntando que existe una fotografía a la que los autores no tuvieron acceso y que está en posesión de alguien cuyo nombre se desconoce. Es decir, la historia tiene una sola fuente sin nombre que se apoya en una foto que no ha visto nadie.

Pero la historia es tan escabrosa y delirante que Twitter lleva desde anoche lleno de bromas al respecto. Desde entonces se han publicado más de 130.000 tuits con el hashtag #piggate (el escándalo del cerdo).

En aquella época, David Cameron pertenecía además al Bullingdon Club, un exclusivo grupo para estudiantes ricos que se dedicaban a emborracharse y destrozar restaurantes (cuyos gastos pagaban en el acto), y al que también pertenecían supuestamente el actual alcalde de Londres, Boris Johnson, y el ministro de Economía, George Osborne.

Las redes sociales británicas han estallado y desde anoche sólo se habla del #piggate.