Ecuador. miércoles 18 de octubre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La del atentado terrorista es la tesis más fuerte respecto a la caída del avión de EgyptAir

Familiares de los pasajeros del vuelo MS804 de EgyptAir desaparecido cuando realizaba el trayecto París-El Cairo llegan al aeropuerto de El Cairo, Egipto, hoy, 19 de mayo de 2016. La compañía aérea EgyptAir informó de que equipos de investigación y rescate han comenzado la búsqueda del avión que desapareció del radar esta madrugada a las 02.45 hora local (0.45 GMT) tras penetrar en el espacio aéreo egipcio. La aerolínea también informó de que el avión, con 66 personas a bordo, envió un mensaje de socorro antes de desaparecer del radar. EFE/KHALED ELFIQI

El Cairo, 19 may (EFE).- Un avión de la compañía egipcia EgyptAir, que cubría la ruta París-El Cairo, se estrelló esta madrugada en el mar Mediterráneo con 66 personas a bordo por causas todavía desconocidas, aunque las autoridades no descartan una acción terrorista y ven más probable que el siniestro se debiera a un atentado que a un fallo técnico.


Publicidad

El Airbus A320 desapareció de los radares a las 2.45 horas en Egipto (00.45 GMT), poco después de entrar en el espacio aéreo de esta país, y se precipitó a 280 kilómetros de la costa egipcia, donde comenzaron poco después y aun siguen las operaciones de rescate.

En esa zona, a unas 50 millas al sureste de la isla griega de Kárpatos, las fuerzas de rescate hallaron trozos de plástico que se cree que pertenecen al avión siniestrado, según anunciaron las autoridades griegas y las egipcias.

Según un comunicado de EgyptAir, las autoridades griegas han encontrado materiales flotantes que es probable que pertenezcan a los restos del avión, así como algunos chalecos salvavidas en el mar.

Todavía se desconocen la causa detrás del siniestro, pero tanto las autoridades egipcias como las francesas, que colaboran en las investigaciones, no descartan ninguna opción, tampoco la de un atentado terrorista.

El ministro de Aviación egipcio, Sharif Fathi, dijo en una rueda de prensa en El Cairo que la posibilidad de que una acción terrorista esté detrás del siniestro es más elevada que la de un fallo técnico, pero destacó repetidamente que estas solo son “suposiciones” y que aún es pronto para llegar a conclusiones.

Anteriormente, el presidente francés, François Hollande, tampoco descartó ninguna hipótesis, incluida la terrorista.

Por su parte, el jefe del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB), Alexandr Bórtnikov, afirmó hoy que todo apunta a que el siniestro fue un atentado.

De momento, no hay indicios que apunten a la hipótesis terrorista ni ningún grupo armado ha reivindicado un posible ataque, pero existe el antecedente del Airbus A321 de la compañía rusa MetroJet (Kogalymavia), que fue derribado por la rama egipcia del grupo terrorista Estado Islámico (EI) el pasado octubre.

El aparato se estrelló en la península egipcia del Sinaí con 224 personas a bordo y el grupo radical afirmó que consiguió colocar una bomba de fabricación casera en el interior del avión antes de que despegara del aeropuerto de Sharm al Sheij.

Asimismo, el pasado mes de marzo, un avión de EgyptAir fue secuestrado tras despegar del aeropuerto de la ciudad de Alejandría y un hombre egipcio con explosivos falsos adosados al cuerpo forzó a la tripulación a aterrizar en Chipre, donde residía su exesposa.

Los últimos incidentes aéreos en los que Egipto o su aerolínea nacional han puesto en duda las medidas de seguridad en los aeropuertos del país, así como la fiabilidad de la compañía aérea, que no es considerada poco segura y no está en la “lista negra” de la Unión Europea.

En ese sentido, las autoridades de aviación han asegurado que el Airbus A320 se había fabricado en 2003 y desde su entrada en servicio había acumulado unas 48.000 horas de vuelo, y que los aviones cumplen con todos los requisitos de seguridad y son sometidos a controles periódicos.

A la espera de que se conozcan más detalles sobre las causas del accidente, los familiares de los ocupantes del avión -56 pasajeros, siete tripulantes y tres agentes de seguridad- esperan respuestas sobre el destino de sus seres queridos.

La mayoría de los desaparecidos son egipcios, 30 en total, pero también volaban a bordo del avión siniestrado 15 franceses, y los familiares de algunos de ellos han sido llevados a Egipto en un vuelo de EgyptAir desde París esta misma tarde.

En la sede de los Servicios Aéreos de la compañía, en el aeropuerto internacional de El Cairo, se ha establecido un centro de atención a las familias y estas han sido alojadas en hoteles de la capital egipcia y han recibido asistencia médica.

Los familiares no hicieron declaraciones a la prensa en el aeropuerto, donde una mujer repetía que había perdido a su hijo, entre lágrimas y visiblemente afectada, según pudo constatar Efe.

La compañía EgyptAir ha expresado su pesar a las familias de los pasajeros y de los tripulantes, a los que aseguró que mantiene informados, al tiempo que pidió reiteradamente precaución a los medios de comunicación a la hora de difundir cualquier información no confirmada oficialmente. EFE