Ecuador. miércoles 20 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rajoy: Maduro daba estacazos a Obama y ahora a un hombre más modesto, como yo

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, antes del inicio de la sesión de tarde de la primera jornada del vigésimo quinto debate del estado de la nación, la cita parlamentaria anual más importante del año, que se celebra hoy en el Congreso. EFE/Chema Moya

El presidente del Gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, dijo hoy que el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, “busca un enemigo en el exterior” y añadió que “antes le daba estacazos a Obama y ahora a un hombre más modesto, como yo”.


Publicidad

Sin embargo, eso no va a resolver los problemas del país latinoamericano, afirmó Rajoy en un entrevista a la cadena regional española Canal Extremadura Televisión, al ser preguntado por la propuesta del dirigente venezolano de celebrar los debates electorales en Venezuela.

El pasado 26 de mayo Maduro invitó, de forma irónica, a todos los candidatos presidenciales españoles a organizar un debate en Venezuela, ya que, a su juicio, todos ellos están muy interesados por la situación en ese país latinoamericano.

Según el mandatario, España tiene una “obsesión” con Venezuela porque, a su juicio, los medios de este país “hablan más de Venezuela que de España”.

La situación de la nación caribeña es uno de los temas más recurrentes en la precampaña para las elecciones legislativas del 26 de junio, con posiciones encontradas de los partidos.

“Me da pena lo que esta ocurriendo en Venezuela, porque (allí) hay muchos españoles”, indicó Rajoy, al agregar que “es una vergüenza” que el dirigente opositor Leopoldo López esté en la cárcel “porque no ha hecho absolutamente nada y la situación económica es terrible”.

Las relaciones entre España y Venezuela se han visto salpicadas con diversos incidentes en los últimos años, que han afectado a los contactos diplomáticos, con retiradas puntuales de embajadores y notas de protesta. EFE (I)