Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Diplomática estadounidense dice que acusaciones de Venezuela son falsas

Caracas, 1 oct (EFE).- La encargada de negocios de Estados Unidos en Venezuela, Kelly Keirderling, rechazó hoy las acusaciones del Gobierno de Nicolás Maduro de haber alentado planes de desestabilización y de sabotaje en el país, y aseguró que las operaciones consulares y comerciales continuarán con normalidad.


Publicidad

“Todas las acusaciones de sabotaje, de conspiración, de que nosotros vamos a acabar con el mundo todas son falsas”, indicó en una rueda de prensa Keiderling, que junto a otros dos diplomáticos de la embajada tienen hasta mañana para abandonar el país después de que Maduro anunciara ayer su expulsión.

La diplomática estadounidense de mayor rango en Venezuela indicó que la actividad consular continuará al igual que la comercial recordando que en este último apartado la acción responde a la iniciativa de las empresas y no del Gobierno estadounidense.

Keiderling no adelantó cuál será la respuesta de Washington explicando que la reacción puede ser recíproca, expulsando a al encargado de negocios venezolano en Estados Unidos, Calixto García, o “asimétrica”, algo que decidirá el Departamento de Estado.

Maduro anunció ayer la expulsión de Keiderling, de Elizabeth Hoffman, de la sección política, y del vicecónsul Dave Moo, por reunirse con “la extrema derecha venezolana” con el fin de brindarle un apoyo que ha servido para “alentar acciones para sabotear el sistema eléctrico, para sabotear la economía venezolana”.

En horas de la noche, el canal estatal VTV difundió imágenes de los diplomáticos saliendo de la sede la organización no gubernamental Súmate, en Ciudad Bolívar (sureste), como supuesta prueba de esa conspiración.

“Esas reuniones sí se sostuvieron, con lo que es la sociedad civil”, indicó la diplomática al especificar que se reunieron con colectivos de diferente tipo como con Súmate, colectivos de mujeres o grupos ambientales.

“Si no estamos nosotros hablando con esas personas no estamos haciendo nuestro trabajo, el señor Calixto Ortega en Washington también si el no se está reuniendo con grupos independientes tampoco estaría haciendo el trabajo esencial de la diplomacia”, afirmó.

Dijo, además, que el mismo Maduro reconoció la importancia “de ese acercamiento”, cuando tenía previsto viajar a Nueva York para participar en la Asamblea General de las Naciones Unidas, viaje en el que el presidente “tenía planeado algunas cuantas reuniones” con grupos estadounidenses “bastante variados” en el Bronx.

“Si la acusación es que nos reunimos con venezolanos es verdad, nos reunimos con venezolanos”, agregó.

Keiderling indicó que de parte de Estados Unidos siempre habrá disposición a hablar con Venezuela sobre asuntos que le preocupan como el narcotráfico, la colaboración en materia de seguridad o el medioambiente.

Señaló que ahora la embajada queda en manos del ministro consejero.

Además, agradeció a los venezolanos por su “calidez humana” y aseguró que mientras vivió en el país se sintió como en un “hogar”.

Venezuela y Estados Unidos han venido manteniendo las embajadas a nivel de encargados de negocios desde finales de 2010, cuando se quedaron sin embajadores.

En los últimos meses Venezuela ha suspendido en dos ocasiones iniciativas para mantener conversaciones con Estados Unidos en reacción a comentarios de funcionarios estadounidenses que ha considerado una intromisión.

Maduro dijo hoy que no habrá buenas relaciones con Estados Unidos hasta que ese país “entienda” que es necesario un diálogo basado en el respeto mutuo. EFE