Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

National Geographic, el último medio que encuentra el amparo de un millonario

La centenaria revista National Geographic, referente de las ciencias naturales, la antropología y la arqueología, se ha convertido en el último medio que busca refugia a la sombra de un millonario, el magnate australiano Rupert Murdoch.


Publicidad

Como muchos otros medios, y pese a gozar de prestigio y reconocimiento a nivel mundial, National Geographic pasa por momentos muy complicados financieramente y ha visto caer sus ventas en picado durante los últimos años, a la vez que ha tenido serias dificultades para reconvertirse y adaptarse a la era digital.

Su versión en papel, que a finales de los años 80 tenía una distribución de 12 millones de ejemplares solo en Estados Unidos, en la actualidad tiene 3,5 millones de suscriptores en ese país y otros 3 millones en el extranjero.

Así, en busca de una solución a sus estreches económicas, National Geographic Magazine ha sido adquirida por 21st Century Fox, parte del conglomerado empresarial de Murdoch, que a pagado por ella 725 millones de dólares.

Pero no se trata de un caso aislado y durante los últimos años han sido varias las publicaciones en EE.UU., algunas de ellas tan relevantes como The Washington Post, que se han puesto en manos de millonarios para tratar de salir a flote.

El caso del Post, el prestigioso diario que lideró la investigación sobre espionaje en el hotel Watergate en los setenta y forzó a dimitir al presidente Richard Nixon, es, sin lugar a dudas, el más sonado.

El rotativo de Washington fue vendido en 2013 por 250 millones de dólares al presidente y fundador de Amazon, Jeff Bezos, después de haber visto cómo sus ingresos de explotación caían hasta un 44 % durante los seis años anteriores.

Desde entonces, el diario ha invertido grandes esfuerzos en el desarrollo de sus productos digitales, ha doblado el tráfico de visitas a su página web hasta 51 millones de visitas únicas al mes y ha contratado a más de 100 periodistas para dar el salto definitivo a la era de internet.

El propio Bezos ha reconocido en varias ocasiones que quiere seguir con el periódico la misma filosofía que ha aplicado en Amazon desde los inicios: “olvidarse” por el momento de repartir beneficios (algo que ya le han afeado muchas veces en Wall Street) y reinvertir todo lo que gane para crear una marca potente e innovadora.

Aunque el de Bezos es el más conocido, el caso del tercer hombre más rico del mundo según Forbes, el inversor Warren Buffett, y su “amor” por los periódicos locales es probablemente el más curioso.

Durante los últimos años, Buffett ha adquirido a través de BH Media Group (una subsidiaria de su grupo Berkshire Hathaway Inc.) numerosas cabeceras locales en EE.UU., en total 28 periódicos diarios y otros 42 no diarios, así como revistas y publicaciones “online”.

A diferencia del caso del Post, Buffett compra periódicos pequeños, de tirada mucho más limitada, como el World-Herald de Omaha (Nebraska), su ciudad natal; el Buffalo News de Buffalo (Nueva York) o el Eagle de Dothan (Alabama).

En el caso de National Geographic, la adquisición insuflará grandes cantidades de dinero a la revista, cuyo primer número se publicó en octubre de 1888, y garantiza su futuro a largo plazo (sobre el que antes pesaban algunas dudas), pero a su vez genera desconfianza entre parte de los lectores.

Desde su creación, la revista ha dependido de la National Geographic Society, una fundación sin ánimo de lucro que, entre otras cosas, ha financiado múltiples expediciones e investigaciones, lo que, junto a su rigor científico, ha otorgado un auténtico valor añadido a la publicación.

Los medios controlados por Murdoch, sin embargo, son a menudo acusados de tender al sensacionalismo y al amarillismo, y los críticos con la operación ponen de ejemplos el canal de noticias estadounidense Fox News, el rotativo neoyorquino The New York Post y el tabloide británico The Sun.

Además, Fox ya mantiene una asociación desde hace casi veinte años con National Geographic para operar sus canales de televisión por cable, una sociedad que ha reportado grandes beneficios pero que ha sembrado dudas sobre la calidad de la programación incluso entre los propios trabajadores.

“Fox es consciente de que no siempre han representado la marca National Geographic en algunos programas de la manera que a nosotros nos gusta o incluso que a ellos les gusta”, indicó al poco de anunciarse el acuerdo de adquisición la editora jefa de National Geographic, Susan Goldberg, pese a avalar el conjunto de la operación.

Entre las producciones más criticadas bajo su colaboración con Fox se encuentran “Doomsday Preppers”, un programa de telerealidad centrado en personas que se preparan para el colapso de la civilización y “Locked Up Abroad”, un docudrama sobre viajeros cuya estancia en el extranjero se convierte en una auténtica pesadilla. EFE (I)